El Gobierno intenta desbloquear el conflicto con los estibadores

Ofrece prejubilaciones a partir de 50 años para lograr el acuerdo del sector y apoyos ante la votación de hoy

Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

madrid- El Ministerio de Fomento intenta desencallar la negociación entre patronal y sindicatos de la estiba. Íñigo de la Serna, titular de Fomento, se incorporó ayer a la negociación (hoy se debate el decreto ley en el Congreso), para intentar alcanzar un acuerdo sobre la reforma del sector y evitar la derrota política de no convalidar el decreto. Entre las propuestas ofrecidas por De la Serna a las partes están las prejubilaciones voluntarias para los trabajadores con 50 años o más.

El Gobierno ha planteado a los estibadores un plan de prejubilaciones voluntarias al que podrán acogerse los trabajadores que tengan al menos 50 años de edad, que se retirarán con el 70% del sueldo medio que hayan percibido por todos los conceptos de retribución en los seis meses anteriores a su baja.

El decreto ley de reforma del sector de la estiba se enfrenta hoy a debate y votación para su aprobación en el Congreso, un trámite necesario para su ratificación definitiva para el que hasta el momento el Gobierno no cuenta con suficiente respaldo de los grupos parlamentarios. De hecho, el Ejecutivo confía en que su nueva propuesta de acuerdo lleve al resto de formaciones políticas a replantearse su posición de rechazo a la reforma, especialmente al PSOE y Ciudadanos, quienes vinculan su respaldo a que haya un acuerdo con el sector. El acuerdo cumpliría con las exigencias de liberalización del sector que exige Bruselas y evitaría una fuerte multa.

Otra de las medidas de la propuesta del Gobierno es la garantía de mantenimiento del empleo del colectivo de 6.150 estibadores que actualmente se encargan de cargar y descargar la mercancía de los barcos en los puertos, la que constituye principal reivindicación de los sindicados del sector que aún tienen convocados cuatro días de huelga en los puertos. Para ello, la propuesta plantea que los trabajadores se subroguen en las empresas de estiba.

En la actualidad, los estibadores dependen de las sociedades de gestión de estibadores portuarios (sagep), que controlaba su contratación por las empresas, y que de facto constituyen un monopolio que la reforma pretende romper mediante la supresión de estas firmas. - E.P.