fabricación a partir de finales de junio

VW y el comité acuerdan un calendario sin ERTE para lanzar el nuevo Polo

Unos 2.170 empleados dejan de cubrir 10 días de su jornada anual
La empresa asume el 50% del coste y el resto, la plantilla

Sagrario Zabaleta Echarte - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Campa de Volkswagen Navarra en Landaben.

Campa de Volkswagen Navarra en Landaben. (Bergasa)

Galería Noticia

Campa de Volkswagen Navarra en Landaben.

pamplona- La dirección de Volkswagen Navarra y la mayoría del comité, UGT, CCOO, Confederación de Cuadros (CC) y ELA, firmaron el preacuerdo de calendario para el lanzamiento del nuevo Polo a partir de finales de junio;no así LAB y CGT. El pacto contempla la renuncia de aplicar un expediente de regulación de empleo de suspensión temporal (ERTE) para resolver los diez días de jornada que unos 2.170 trabajadores de mano de obra directa no van a cubrir de su jornada anual por cuestiones técnicas.

La dirección presentó ayer los nuevos calendarios por grupos, que pasaron de 69 a 63, y disminuyó el número máximo de días sin cubrir por los empleados, de 24 a diez. En una propuesta inicial la dirección había planteado una horquilla entre los 24 y siete días, que afectaba de manera desigual a los trabajadores de producción;pero ayer presentó diez días para los empleados de mano de obra directa. Esta medida afectaría a unos 2.170 operarios y otros 812 de taller cubrirían la jornada completa de 211 días, explicaron fuentes sindicales.

El preacuerdo establece que el 50% del coste de estos días será asumido por la empresa y el porcentaje restante por los empleados. La fórmula de cómo se van a devolver esos días a la empresa se negociará previsiblemente a partir del lunes entre la dirección y el comité. El documento establece que el día 24 será tope para que VW entregue los calendarios individuales definitivos a la plantilla, que serán inamovibles salvo por causas de fuerza mayor. En ese caso, las partes se reunirán para acordar las medidas necesarias. Además, los trabajadores que cubran las 211 jornadas generarán dos días a su favor.

no se usa la bolsa negativaUGT, CCOO y CC valoraron que no se haya recurrido a la bolsa negativa estipulada en el convenio para resolver los diez días, porque en ese caso todo el coste hubiera repercutido en la plantilla. Estos tres sindicatos consideraron justo que la empresa asuma la mitad del coste (el 50% de las jornadas) y la otra parte, la plantilla, pero previa negociación con la parte social para pactar cómo se hará esa devolución. Desde ELA indicaron que “a nadie le gusta firmar un preacuerdo que suponga generar una deuda en los trabajadores”, pero destacaron que el documento “incluye el 90% de las peticiones” que reclamaron, como la de “establecer como diez el número máximo de días que dejarían de ir a trabajar este año los empleados afectados y no de hasta 24”. El presidente del comité, Alfredo Morales, dijo que el preacuerdo recoge los tres parámetros de UGT: “El esfuerzo compartido para que la plantilla se vea reconocida y partícipe de este lanzamiento;paliar situaciones drásticas o no acordadas;y realizar el máximo esfuerzo por ambas partes para que el lanzamiento sea un éxito”. Eugenio Duque (CCOO) calificó el preacuerdo de “equilibrado” y señaló que se sitúa “en la misma línea de los anteriores para cumplir con un lanzamiento positivo para la empresa y para el empleo”. Además remarcó que “puede darse la circunstancia de que la balanza del acuerdo final se incline más hacia los trabajadores”.

Iñaki Coscolín, de CC, definió como “muy positivo” el pacto para asegurar el éxito del lanzamiento y para que “el personal sufra lo menos posible”. Así defendió que la devolución se realice “con trabajo”. Igor Peñalver (ELA) recalcó que insistirán en “acotar la flexibilidad a la plantilla”. Raúl Portillo (LAB) rechazó al preacuerdo porque su sindicato no quiere “firmar una hoja en blanco”. Aunque dejó abierta la posibilidad de rubricar el acuerdo siempre y cuando “se aporten todos los datos de manera previa”. Patxi Sanz, de CGT, manifestó que “el coste de estos días debe asumirlos la empresa ya que el porcentaje de gasto de estas jornadas es mínimo comparado con el beneficio de VW”.

En un principio, el comité planteó a la dirección iniciar el lunes 20 las negociaciones sobre cómo devolver la mitad de los días que van a arrastrar los trabajadores afectados.

preacuerdo

Día 24, fecha tope. Dirección y comité acordaron los grupos de calendario para cada taller, a los que se les asignarán los trabajadores correspondientes. El 24 de marzo será fecha tope para que los empleados dispongan de su calendario individual, informó UGT.

Coste compartido. Los días de diferencia entre los asignados a cada grupo y los 211 de la jornada individual de referencia se compartirán al 50% entre la empresa y los trabajadores. La dirección pondrá a disposición de los trabajadores las fórmulas necesarias para la devolución de dichas jornadas.

Dos días generados. Los empleados con jornada de 211 días generarán dos días a su favor, que serán compensados de acuerdo con sus jefaturas.

Calendarios definitivos. Los calendarios derivados de este acuerdo tendrán carácter definitivo salvo causas de fuerza mayor, en cuyo caso las partes se reunirán para acordar, contaba UGT.

Turnos. El inicio de los turnos seguirá la rotación actual.

la cifra

3,7%

de las jornadas. Según CGT, las jornadas que se van a perder suponen un 3,7% del total.