A la contra

Inadmisible

Por Jorge Nagore - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Ayer era 15 de marzo y ayer leí en prensa que “falta por aclararse cómo se solventa la actual” convocatoria de becas a los universitarios para el curso 2016-2017, un curso iniciado hace 6 meses. También que el consejero de Educación, Mendoza, aseguró que se siguen baremando las solicitudes porque la convocatoria -recurrida ante la justicia por numerosas familias tras cambiarse los criterios una vez iniciado el curso y ver que cuantos menores eran los ingresos mayor era el perjuicio ocasionado- “no se ha suspendido”, aunque la portavoz del Gobierno anunciara que no se iba a responder al recurso presentado por las familias afectadas. Recordemos que uno de los objetivos de la actual convocatoria era tratar de llegar a más alumnado y priorizar a la universidad pública, objetivos muy loables si no hubiese casos reales -y muchos- de familias con pocos recursos que llevaban a sus hijos e hijas a la UN que resultaban clara -e injustamente- perjudicadas, una situación tan innegable como la bondad de los objetivos iniciales, incluido que siendo muchos menos en número los alumnos de un ente privado acaparen el 61% de las becas y que la ayuda pública sirva a la UN para continuar manteniendo unos precios inasumibles para muchísimos -15.000 o más euros anuales por curso son precios para ricos, punto-. Pues bien, aceptadas todas estas disfunciones y situaciones a mejorar, ahora la urgencia es otra, pero Mendoza continúa sin ofrecer tranquilidad ninguna a los implicados, una obligación básica en cualquier cargo público y más cuando ya ha transcurrido tanto tiempo desde que se presentó la convocatoria, una convocatoria que sí anunció que quiere modificar para el año que viene, priorizando la renta al margen de en qué universidad se estudie, por ejemplo. Eso está muy bien, pero la incertidumbre actual a la que está sometiendo a mucha gente es sencillamente inadmisible.