Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
un varapalo sin precedentes desde 1979

El Gobierno del PP fracasa y no logra convalidar el decreto de estibadores

EP - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 11:43h

Un grupo de estibadores saludan desde la tribuna de invitados del Congreso.

Un grupo de estibadores saludan desde la tribuna de invitados del Congreso. (EFE)

Galería Noticia

Un grupo de estibadores saludan desde la tribuna de invitados del Congreso.

MADRID. El real decreto ley del Gobierno para reformar del sector de la estiba portuaria ha sido rechazado este jueves por el Pleno en el Congreso, con lo que se convierte en el tercero de la Democracia que no logra superar la preceptiva convalidación en la Cámara Baja. Desde la Constitución de 1978 sólo habían caído dos decretos ley, uno de la UCD y otro del PSOE.

El decreto ley ha sido derribado dado que recibió 175 votos en contra, los de PSOE, Unidos Podemos, Esquerra (ERC), la antigua Convergència (PDeCAT), Compromís, EH Bildu, Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias, frente a los 142 votos a favor que han sumado el PP, sus socios electorales de UPN y Foro Asturias, y el PNV. Por su parte, Ciudadanos ha optado por la abstención (32 votos más un error en el PSOE).

El texto legal, en vigor desde su publicación en el BOE y que ahora queda anulado, tenía como objetivo liberalizar el sector de la estiba, el de los trabajadores que se encargan de cargar y descargar los barcos en los puertos, con el fin de que cumpla con la normativa europea a la que actualmente contraviene y evitar que el Tribunal de Justicia de la UE imponga por ello una sanción a España.

No obstante, el decreto ley, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 24 de febrero, ha llegado a su debate en el Congreso sin que se lograra alcanzar un acuerdo en el ámbito laboral de la reforma con la patronal y los sindicatos del gremio.

Dado que la mayor parte de los grupos parlamentarios vincularon su respaldo a la reforma a que tuviera el respaldo del consenso del sector, el texto legal finalmente ha recibido más votos en contra que a favor y, por lo tanto, no ha superado el preceptivo proceso de su convalidación en el Congreso. 

Tras la investidura de Mariano Rajoy, el PP ha perdido numerosas votaciones en el Pleno del Congreso y en las distintas comisiones parlamentarias, dada su precaria mayoría, pero hasta este jueves no había visto la derrota de una iniciativa legislativa del Gobierno.

LA PRIMERA DERROTA EN PLENO, EL 15 DE NOVIEMBRE
El 15 de noviembre de 2016, en la primera sesión plenaria del Congreso tras la formación del Gobierno, el PP ya vio como la oposición aprobaba, pese a su voto en contra, la toma en consideración de una proposición de ley del PSOE para paralizar la aplicación de la Ley Educativa del ministro José Ignacio Wert, una reforma cuyo debate había sido vetado además por el Ejecutivo.

Aquella fue la primera derrota en el Pleno, y una semana después, el 22 de noviembre, la oposición doblegó al Gobierno aprobando la toma en consideración de una proposición de ley de Unidos Podemos para subir progresivamente el Salario Mínimo Interprofesional. Además, los votos de PSOE, Unidos Podemos y las minorías territoriales tumbaron una moción pactada por PP y Ciudadanos con los ejes de un pacto por la despolitización de la justicia.

El 20 de diciembre de 2016 el PP perdió hasta cinco votaciones en el Pleno. Fue su particular 'martes negro' en el Congreso. En concreto vio como se acordaba tramitar dos proposiciones de ley a las que se opuso: la del PNV para revocar la reforma de la Ley del Tribunal Constitucional para poder suspender a cargos que incumplen sus sentencias, y una del PSOE para reformar el Estatuto de los Trabajadores para mejorar las condiciones de los empleados de subcontratas.

UN 'MARTES NEGRO' CON CINCO DERROTAS En aquel 'martes negro' para el Grupo Popular también prosperaron, con el voto en contra del PP, una proposición no de ley impulsada por Unidos Podemos sobre las condiciones de trabajo de las camareras de piso en el sector turístico y una moción del PSOE con medidas para luchar contra la pobreza.

Por último, y tras un enfrentamiento directo con su socio de investidura, hasta el punto de vetar una enmienda transaccional que había negociado Ciudadanos, el Congreso aprobó una iniciativa del partido naranja sobre energías limpias que el PP no quiso apoyar, limitándose a abstenerse.

Pero es menos frecuente que un Gobierno vea derrotados su proyectos legislativos. De hecho, según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias sólo se recuerda un decreto ley 'tumbado' en el Pleno del Congreso, uno sobre impuestos al tabaco que perdió el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en febrero de 2006 por un error al marcar el sentido de votación a los diputados del PSOE.

El Gobierno de UCD perdió otro decreto ley en 1979, relativo a ampliar el tiempo indispensable la actuación de la Junta Central de Acuartelamiento, pero en su caso fue rechazado por la Diputación Permanente porque las Cortes Generales estaban disueltas.

DESCONVOCADA LA HUELGA Los sindicatos de estibadores han desconvocado la huelga que iban a iniciar mañana después de que el Congreso rechazara hoy la convalidación del real decreto-ley.

Es la cuarta vez que la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (Cetm, el sindicato mayoritario de estibadores), UGT, CCOO, CIG (Confederación Intersindical Galega) y CGT suspenden la huelga convocada en protesta por la reforma del sector, después de que en las anteriores ocasiones lo hicieran por el aplazamiento por parte del Gobierno de la aprobación del decreto.

El coordinador general de la Cetm, Antolín Goya, ha agradecido a los grupos parlamentarios que votaron en contra del decreto y a Ciudadanos por abstenerse, y ha explicado que desconvocan la huelga con el objetivo de que la mesa que se tiene que crear ahora para poder discutir sobre cuál es la norma que hay que presentar a Europa para cumplir la sentencia "se pueda a hacer con la más absoluta normalidad".