Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Enériz no se ve “con fuerzas para seguir seis años más”

El Defensor del Pueblo dice que está “con la ilusión del primer día”, pero que “sería bueno” nombrar un sucesor

Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- Francisco Javier Enériz Olaechea vive con naturalidad e incluso cierto sentido del humor la atípica situación de desempeñar el cargo de Defensor del Pueblo de Navarra de forma interina desde hace cuatro años.

Doctor en Derecho y vocal del Tribunal Administrativo de Navarra (TAN), este pamplonés de 57 años cree que va llegando la hora de regresar a su puesto de trabajo, tras haber velado durante la última década por el cumplimiento de los derechos fundamentales y las libertades públicas de la ciudadanía.

“Tanto al final de la anterior legislatura como al comienzo de esta, ha habido conversaciones informales con los distintos portavoces parlamentarios y me plantearon si quería postularme para la reelección, pero les dije que no ve me veía con fuerzas para seguir seis años más”, resume Enériz los movimientos habidos desde que hace cuatro años terminó el periodo para el que fue elegido.

No obstante, subraya que la interinidad no afecta “en absoluto” al buen funcionamiento de la institución que dirige, donde se despacha la tarea “con normalidad”.

“Me he comprometido con el Parlamento a seguir en el cargo hasta que venga el siguiente”

JAVIER ENÉRIZ

Defensor del Pueblo de Navarra

“Sigo con la misma ilusión del primer día, pero creo que sería bueno pasar el relevo a otra persona”, continúa Enériz, quien estará al frente de la institución hasta que se nombre un sucesor. “Me he comprometido con el Parlamento a seguir hasta que venga el siguiente”, dice Enériz, a quien no se le ha pasado por la cabeza dejar vacante la institución.

EL COMPLICADO RELEVOEl Defensor tiene muy claras las razones que han propiciado esta larga interinidad. “Hay que tener en cuenta que la elección de este cargo exige 30 parlamentarios de 50, lo que complica mucho alcanzar esta mayoría, ya que hay que proponer un candidato que logre el apoyo de muchos grupos parlamentarios”.

“Además -continúa Enériz medio en broma- algunos piensan que es mejor que siga a quien ya le conocen”.

El Defensor también cree que su provisionalidad obedece a que “Navarra es una tierra muy pragmática y si no ve necesidad de cambiar algo, no lo hace”.

Esta interinidad que hay en Navarra tampoco ha sido ajena a las instituciones de similar cometido que existen en Canarias, Aragón e incluso en el Estado.

La realidad es que no es fácil consensuar una mayoría cualificada en un Parlamento tan fragmentado como el foral. “He oído hace un tiempo que hubo movimientos para buscar un sucesor y que salió alguno que fue vetado por varios grupos, lo que imposibilitaba la elección”, abunda Enériz sobre las quinielas para dar con un relevo. “La verdad es que oficialmente no se ha abierto ningún procedimiento para elegir al Defensor, pero yo no tengo ningún interés en jubilarme en esta institución”, precisa Enériz, que no quiere dejarlo por exceso de trabajo, sino porque cree que la renovación es positiva. “La gente se queja en el bar o con los amigos, pero luego le cuesta dar el paso de venir al Defensor”, relata Enériz, quien además pone en valor que “en general las cosas funcionan bien en Navarra, aunque siempre se pueden mejorar las listas de espera, la vivienda, la atención a la dependencia, etc”. - J. Encinas