La primera ordenanza de terrazas de Estella entrará en vigor en mayo

No podrán ocupar porches ni soportales, y se permiten los barriles con limitación

R. Usúa - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Una terraza en la plaza de Los Fueros de Estella-Lizarra.

Una terraza en la plaza de Los Fueros de Estella-Lizarra. (D.N.)

Galería Noticia

Una terraza en la plaza de Los Fueros de Estella-Lizarra.

estella-lizarra- El Ayuntamiento de Estella-Lizarra ya tiene listo el borrador final de la que será la primera ordenanza municipal reguladora de la instalación de terrazas, veladores y otros elementos asociados a la hostelería en la vía pública. Aunque no se descarta incorporar alguna pequeña modificación de última hora, la previsión que maneja el equipo de gobierno es que entre en vigor en mayo, una vez que superen los trámites correspondientes, incluida la aprobación en pleno.

El documento es fruto de más de seis meses de trabajo, ya que en septiembre del año 2016 se realizó un primer borrador que se trasladó a la Asociación de Comerciantes y al resto de negocios de hostelería que no están asociados para que pudiesen realizar aportaciones. Y así ha sucedido durante estos meses, incluyendo las últimas el martes. Como base se han tomado ordenanzas de otras localidades como Tafalla, Tudela, Pamplona o Noáin, adecuándolas a las características de Estella.

Tal y como explica la concejala de Urbanismo, Emma Ruiz (EH Bildu), hasta ahora no existía ninguna ordenanza que regulara las terrazas y era Policía Municipal la que velaba por que se cumplieran ciertas normas. “Estaba claro que hacía falta una ordenanza que marcase unas pautas”, comenta la concejala, quien considera fructífero el trabajo de estos meses.

Además, señala que “no es muy restrictiva”, que se han tenido en cuenta las diferencias existentes entre un local de la periferia y uno por ejemplo del Casco Viejo, y que además se han incorporado “prácticamente todas las aportaciones que nos han hecho los hosteleros”, con una salvedad: no se podrán ocupar con las terrazas ni porches ni soportales para no limitar ni entorpecer la circulación de peatones. “Hemos recibido quejas de ciudadanos, incluso con fotos, de casos en los que las terrazas en los soportales dificultaban mucho el paso de los peatones. Es difícil conjugar los intereses de todos”.

detallesLa ordenanza, -que nuevamente se ha trasladado a los hosteleros antes de darle el visto bueno final-, sí permitirá, en cambio, la instalación de barriles o mesas altas en los locales, un aspecto que se había extendido en los últimos años. Eso sí, con algunas limitaciones. “Con carácter general solo se permitirá dos elementos de este tipo por local (dos barriles o dos mesas altas, o una de cada), más dos taburetes por cada elemento”, reza el documento. Además, deben permitir su portabilidad y tienen que estar adosados a la fachada del local “dejando un paso para peatones mínimo de 1,80 metros”.

Igualmente, se prohibirán a partir de ahora los cerramientos completos de terrazas (hay muy pocos casos en la ciudad), pero sí se permitirá la instalación de los conocidos como cortavientos o protecciones en los laterales. Y los horarios no podrán superar los autorizados para el establecimiento.

Y una novedad importante es que se delimitará el espacio de vía pública autorizado para terrazas. “Deberá estar clara y permanentemente delimitado mediante un sistema de señalización a determinar, tipo marcas de pintura o similar, colocadas en los vértices del polígono delimitador de la superficie autorizada”, señala el texto. Igualmente, el mobiliario “se almacenará diariamente y se efectuará dentro de los límites de autorización de la terraza”. La autorización será por metros cuadrados y módulos ya establecidos, y no por mesas.

La obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil de al menos 300.000 euros (casi todos ya lo tienen) también figura en el borrador, que especifica también los materiales o colores de elementos como sillas, mesas o toldos para que sean adecuados según el entorno y huyendo del mobiliario publicitario. En el caso de los toldos, que no podrán sobresalir de la superficie autorizada, “serán de material textil, tipo lona o similar, liso y de colores crudo natural, negro o granate”. “Se trata de mantener una estética...”, apuntó la concejala.

Una vez que entre en vigor la ordenanza los hosteleros tendrán un año para adecuar todos los elementos. A los tres meses, se pondrá en marcha un plan de control para revisar el estado de las instalaciones.