El matadero dará paso a un parque y un polígono de actividades económicas

El Consistorio sacará a concurso el derribo por un importe de 1.035.486,76 euros
El gasto va a cargo de la urbanización de Arrosadia/Lezkairu a donde se trasladó el aprovechamiento de la parcela

A. Ibarra Javier Bergasa - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Las dos parcelas que ocupaba el matadero en la colina de Santa Lucía suman un total de 36.268 m2.

Las dos parcelas que ocupaba el matadero en la colina de Santa Lucía suman un total de 36.268 m2. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Las dos parcelas que ocupaba el matadero en la colina de Santa Lucía suman un total de 36.268 m2.

pamplona-El Consejo de Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona estudió ayer la aprobación del proyecto de derribo de las edificaciones del antiguo matadero de La Protectora SA situado en el paraje de Miluze, en San Jorge. Las edificaciones han quedado fuera de ordenación en el planeamiento urbanístico del plan General de Ordenación Urbana de Pamplona al haber pasado la zona a un nuevo uso de parque con zona verde, actividades económicas (no un polígono al uso) y vial. Las viejas edificaciones se asientan en la meseta de Santa Lucía, en concreto en la parcela catastral 2009 del polígono 7 de Pamplona de la unidad I/S1, perteneciente al área de reparto ARS-3). El presupuesto del concurso para la adjudicación del contrato de obras asciende a 885.774,18 euros, (1.035.486,76 con IVA) y está incluido en la gestión y urbanización de la UI XVI-Arrosadia-Lezkairu. Es decir, los propietarios del nuevo sector residencial asumen los gastos que supone derribar y crear una nueva urbanización en esta zona de Miluze de 36.268 m2. La fecha de construcción se remonta al año 1967 y comprende diferentes edificios e instalaciones destinadas a la explotación industrial, así como un edificio de viviendas y edificaciones de almacenes.

El matadero tiene sus aprovechamientos urbanísticos asignados en una parcela que le fue adjudicada al Ayuntamiento de Pamplona en la reparcelación de la ARS-3 (Arrosadia-Lezkairu). El desalojo obligado por dicha reparcelación se ha ido prorrogando hasta que La Protectora y Vacuno de Navarra no concretaron su nueva ubicación. El último convenio, firmado en octubre de 2014, puso como fecha límite de salida el 31 de diciembre de 2016. La Protectora SA cuenta en estos momentos con las instalaciones necesarias en funcionamiento en el polígono Salinas. El Consistorio dispuso a finales del año pasado de los terrenos e instalaciones aunque La Protectora SA y Vacuno de Navarra SL pudieron acceder durante la primera quincena de enero con el fin de desmantelarlas por completo.

El derribo se efectuará por zonas, respetando el posible riesgo de caída de materiales sobre los viales afectados o inmuebles próximos sin que afecte en ningún caso a vecinos externos ya que las viviendas están alejadas de esta parcela. “Deberá prestarse especial cuidado con los elementos de protección y vallas de seguridad en todo el perímetro de la obra”, destaca el pliego. Previamente a la demolición, se verificará la desconexión de todo tipo de redes (tanto eléctricas como de fontanería, abastecimiento de aguas o teléfonos) y se realizará un estudio del terreno, del estado de los distintos elementos estructurales de los edificios que se demolerán y de los colindantes, de sus medianeras en caso de que existan y se preverán soluciones de consolidación si fueran necesarias. Una vez realizado el estudio, se elegirá el método más adecuado para la demolición que podrá ser elemento a elemento, por colapso, con cizalla o combinando todos estos métodos. Para el derribo (69.154 m3) y desalojos se solicitará la colaboración de Policía Municipal.

En primer lugar y una vez aprobado el correspondiente Plan de Seguridad y Salud referido al desamiantado de la instalación, se procederá a retirar todo el fibrocemento, que por su antigüedad es posible que contenga amianto. Después comenzarán los trabajos de demolición y la retirada selectiva de los distintos materiales. En todo el proceso se utilizará la maquinaria adecuada así como camiones para la carga y limpieza del escombro, que se irá acumulando en la misma parcela. Dado que la instalación dispone de un gran sótano, finalizado el derribo se llenará el espacio para que quede el terreno limpio y sin peligros. El expediente cuenta con un presupuesto diferente al elaborado en 2006 ya que en aquel apenas se contemplaban gastos de gestión de residuos que han pasado a ser parte importante de los derribo (236.108 euros). Consultado el departamento de Medio Ambiente se va a optar finalmente por otra alternativa al vertedero, que es dejar en la propia parcela el escombro previamente tratado, de acuerdo al Decreto foral 23/2011, “rellenando y ocupando (total o parcialmente) el volumen del sótanos del actual matadero, que luego se destinará a parque y para cuya construcción sería necesario a futuro el aporte de gran volumen de tierras o rellenos, con el consiguiente nuevo gasto de transporte o gasto adicionales de urbanización”. Con ello se consigue que el importe de 11 euros por tonelada se “reduzca”.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha abonado cuatro millones pendientes de la indemnización tras el acuerdo de trasaldo firmado en su día, y se han devuelto los avales por valor algo de más de 11 millones.