Insausti reflexiona sobre la historia reciente de Europa y Euskal Herria

El escritor presentó ayer el poemario ‘Línea de nieve’, en el que incluye textos sobre el conflicto vasco

Ana Oliveira Lizarribar Oskar Montero - Viernes, 17 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Gabriel Insausti, con sendos ejemplares de ‘Línea de nieve’ y ‘La sombra del nogal’, que presentó ayer en Walden.

Gabriel Insausti, con sendos ejemplares de ‘Línea de nieve’ y ‘La sombra del nogal’, que presentó ayer en Walden.

Galería Noticia

Gabriel Insausti, con sendos ejemplares de ‘Línea de nieve’ y ‘La sombra del nogal’, que presentó ayer en Walden.

pamplona- “Ha habido mucha épica y mucho mito en la narrativa del conflicto vasco, y la épica es el territorio de los dioses y los héroes;hay que bajar a la novela o a la poesía para hablar de los individuos concretos. Si la literatura ejerce esta tarea puede ayudarnos a comprender al otro, a empatizar con las historias de la gente”. Así opina el escritor Gabriel Insausti, nacido en Donostia y vecino de Pamplona desde hace décadas, que, en su poemario Línea de nieve, aborda el tema del conflicto vasco desde la perplejidad del niño y adolescente que no entiende por qué se produce toda esa violencia a su alrededor hasta el poeta que reflexiona sobre el poder del lenguaje para generar un imaginario y el adulto que concluye que lo mejor es reservarse un lugar desde el que poder analizar la situación y articular opiniones propias.

Insausti (Donostia, 1969) pasó ayer por la librería Walden para presentar este volumen y otro, La sombra del nogal, que contiene pequeños relatos en torno al inicio y al final de la infancia de sus tres hijos a través de distintos acontecimientos. Línea de nieve comenzó a gestarse en 2009. “Entonces ETA no había anunciado que se retiraba del escenario, incluso puso una bomba en el edificio en el que trabajo todos los días, una más”, comenta el escritor, que reconoce que al hacerse mayor le han aflorado “recuerdos que creía dormidos, de un pasado muy lejano, de cuando vivía en Lazkao e iba a la ikastola en Beasain”. El primer poema que escribió de esta serie titulada Preludios fue sobre una excursión que, teniendo unos 5 años, hizo al alto de Urkillaga con sus padres y sus hermanos. En un hayedo en el que no soplaba ni una pizca de viento vio cómo una hoja se movía, “me acerqué, la levanté y me quedé paralizado, igual que lo que había allí”. Su padre lo apartó, era una víbora. Pensado sobre aquello, Insausti se ha dado cuenta de que aquel animal “estaba tan asustado como yo” y que, a veces, “el miedo es la respuesta a otro miedo y que, por eso mismo, la disposición a la violencia en ocasiones esconde miedo”. La perplejidad del niño y más tarde joven hacia lo que sucedía está muy presente en esta colección de poemas que siguen dos líneas paralelas. Por un lado, “mis lecturas y mi aprendizaje de la poesía” y, por otro, el propio “conflicto vasco”. Parece que no tienen nada que ver, “pero para mí están relacionadas”. Y es que, “parte del conflicto se articulaba en el lenguaje, con la propaganda y el adoctrinamiento. Palabras como askatasuna, taldey ekintza significaban una cosa en el diccionario y otra en según qué contexto”.

el triste homenaje a gabriel celayaA lo largo de estos poemas, Gabriel Insausti refiere sucesos y episodios concretos “sobre los que hemos tenido que adoptar una postura”, como el homenaje póstumo a Gabriel Celaya que se celebró en Hernani en 1995 y en el que su viuda, Amparitxu, tuvo que sufrir el lanzamiento de huevos por parte de los violentos. En cuanto al debate generado a causa del éxito de Patria, de Fernando Aramburu, en torno al supuesto silencio de los escritores vascos sobre este asunto, el autor lo rechaza, “ahí está Ramón Saizarbitoria, por ejemplo, oGizona bere bakardadean, de Atxaga, que ya tiene más de 25 años”. Y en cine cita Días contados, de Imanol Uribe;Días de humo, de Antxon Ezeiza, o Ander eta Yul, de Ana Díez. Lo que sí admite es que a la literatura vasca le ha faltado bajar a la historia corriente. “Aquí ha habido demasiado mito y leyenda, y ese es un territorio donde no hay más que dioses y héroes, lo que hay que hacer es hablar de las personas concretas y de sus problemas concretos”, afirma.

El poema que cierra Preludioshabla sobre “la necesidad de reservar una cierta distancia en la que refugiarse para no secundar las consignas de ningún lado”, y también sobre lo que la poesía es capaz de hacer o no. “Adorno dijo que después de Auschwitz no se podía escribir poesía, pero si fuese por eso no podría escribirse desde Caín y Abel;la historia es una sucesión de actos violentos. Quizá la poesía no puede detener un tanque, sería tonto pedírselo, pero sí recordarnos que hay un tanque y ayudarnos a tomárnoslo de una determinada manera y verlo como algo menos necesario y menos inevitable de lo que en primera instancia nos parece”, comenta.

el futuro de europaLínea de nieve también tiene una parte autobiográfica. En eso es heredero deVida y milagros (2007), poemario que “tenía mucho que ver con ese momento de la crianza, de pañales y biberones, con paisajes domésticos y personajes cercanos”. En este caso, “continúo esa línea con un poema a mi mujer, dos a mis hijos y varios a amigos”, pero “quería ir más allá, hacer otras cosas que son reflexiones sobre la historia reciente de Euskal Herria y Europa”, abordando cuestiones históricas, civiles y políticas, “pero no subiéndome a un púlpito, como los poetas sociales de los años 50”. “Eso hoy sería inadmisible, tienes que encontrar un hilo de experiencia que puedas compartir con el lector y que te permita convertir esas ideas concretas en universales”, indica. Y optó por la metáfora de los círculos concéntricos. “Estoy hablando de mi hogar, pero mi ciudad también es mi hogar, y mi país, y Europa y el mundo... Por tanto, lo que suceda en París, Pakistán o Bruselas nos preocupa”. Destacan en este apartado los poemas sobre el destino de Europa creados a propósito de Dante. En 2010, el Ayuntamiento de Florencia conmutó al creador de la Divina Comedia la pena de muerte que se le impuso a comienzos del siglo XIV y que eludió marchándose de la ciudad. “Lo más curioso es que, en esa votación en el Ayuntamiento, hubo 19 votos a favor y cinco en contra;qué tenían esos cinco tíos contra Dante”, bromea Insausti, que subraya cómo una de las obras de Alighieri, Monarquía, es un “precedente” de la Unión Europea, “la que pensaron Monnet, Schuman, Adenauer y De Gasperi, no la de los mercaderes y los burócratas”.

“Hoy existe una pinza entre la amenaza yihadista, que es real, y una reacción contra eso, que es también una reacción ante el descrédito de las clases dirigentes moderadas, lo que es el caldo de cultivo perfecto para arrojarse en brazos de soluciones fáciles y, curiosamente, de culto al líder”. Pese a todo, Insausti tiene esperanza. “Me gustaría creer que Europa puede tener su propia identidad, y que no quiereser ni Canadá ni Estados Unidos y apostar solo por el mercado, ni lo que antaño fue la Unión Soviética;sino una Europa solidaria que a la vez respete las libertades individuales”, señala el poeta, que en este epígrafe firma poemas como Chiesa de Santa Croce, La matanza de los inocentes, Elegía de Thais o Bruto a Ovidio.

relato iniciático Gabriel Insausti también presentó ayerLa sombra del nogal, libro de narrativa con capítulos muy breves que abarcan un año y cuentan el primer enfrentamiento con el mundo de tres niños. Textos construidos con “el 50% de la infancia de mis hijos, un 25% de la mía, pero que cuento como si fuera la suya, y otro 25% de ficción, porque hay que mentir para que las cosas encajen de manera coherente”, explica el escritor, que, en este texto iniciático, presenta a los personajes en el microcosmos de su entorno más inmediato de Pamplona, como la zona de La Navarrería, la Catedral, el Caballo Blanco el río... Y cómo en ese contexto se van produciendo acontecimientos como la muerte de un vecino, otro que se queda sin trabajo, la presencia de un inmigrante sin papeles... “Y eso supone la confrontación de esos niños con el hecho de que el mundo no es jauja y que ahora les toca a ellos, y a ver qué pasa, porque no podemos vivir su vida”, señala Insausti.

aforismosEl autor también publicó hace unos meses otro libro, El hilo de luz, una nueva incursión en el género de los aforismos, un desafío en el que intenta dar al lector “las suficientes claves para que pueda decodificar lo que quieres decir”.

Linea de nieve

la sombra del nogal

Datos

Volumen de 116 páginas, encuadernado en rústica con tamaño de 22x14 cm. Edita Pre-Textos

Lectura

Un poemario que reflexiona sobre la violencia y su relación con el lenguaje.

Datos

Editada por Renacimientos, cuenta con 140 páginas

Lectura

Narración que recoge una año en la vida cotidiana de tres niños y cómo van conociando el mundo.