Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un empresario declara que trabajó “gratis” para ayudar a CDC

La Fiscalía le acusa de enmascarar mordidas de Ferrorial a Convergencia con facturas falsas al Palau

Viernes, 17 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Félix Millet.

Félix Millet. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Félix Millet.

pamplona- El responsable de una de las empresas acusadas de enmascarar con facturas falsas las “mordidas” a CDC a través del Palau de la Música reconoció que éstas trabajaron a precio de coste para las campañas electorales del partido, al que querían “echar un mano” porque ya no estaba en el gobierno catalán.

En la sexta sesión del juicio por el expolio del Palau, el acusado Juan Antonio Menchén, uno de los cinco socios de las empresas Letter Grafic y Mail Rent, alegó que no sabía si las donaciones que ambas compañías hicieron a CDC, trabajando gratis al facturar las campañas a precio de coste, sirvieron para canalizar las supuestas comisiones de Ferrovial al partido a través de la institución cultural, como sospecha la Fiscalía.

No obstante, a preguntas del fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez-Ulled, el acusado sí que reconoció que entre 2006 y 2007 los socios de ambas proveedoras, que facturaban unos tres millones de euros al año, se reunieron con un empleado de la compañía, Salvador O., que declarará como testigo en la causa, que les propuso que ayudaran económicamente a CDC, para “echarles una mano” porque ya no estaban en la Generalitat. “Nos reunimos los cinco socios y la conclusión que sacamos es que, en las siguientes campañas, el beneficio de se lo devolveríamos al partido”, indicó.

Ulled le preguntó si lo que acordaron era trabajar gratis para CDC “por amor a la política”, a lo que el acusado le replicó: “no, todo lo que gastábamos (en los trabajos para CDC) lo cobrábamos, vendíamos la campaña a precio de coste. No perdíamos nada, dejábamos de ganar”. “Si (estos donativos a CDC) no nos perjudicaban, era perfecto. Era apostar por un cliente”, justificó el acusado, que reconoció que 2009, al estallar el escándalo por el saqueo del caso Palau, tuvieron que cerrar las empresas, por lo que en las tres campañas que hubo entre 2010 y 2011, cuando esperaban poder recuperar las donaciones a CDC, ya no llegaron a tiempo. El acusado explicó que si no quedó rastro de estos supuestos trabajos al Palau -que el fiscal cree ficticios al entender que la facturación a la institución cultural simulaba los supuestos pagos de Ferrovial a CDC-, fue porque la decisión de guardar los originales dependía luego del departamento de informática. Bergós, además, negó que se “coordinara” con los exresponsables del Palau de la Música Fèlix Millet y Jordi Montull para justificar ante Hacienda el desvío de fondos. - Efe

Más sobre España

ir a España »