El cuto divino no tiene dueño

nadie ha reclamado el premio de la rifa, por lo que el animal volvió simbólicamente al santo hospital, junto a los 1.795 euros recaudados

Un reportaje de Carmelo Armendáriz - Viernes, 17 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Los miembros de la Orden del Cuto Divino entregan el cheque a Cristina Azcona.

Los miembros de la Orden del Cuto Divino entregan el cheque a Cristina Azcona. (CARMELO ARMENDÁRIZ)

Galería Noticia

Los miembros de la Orden del Cuto Divino entregan el cheque a Cristina Azcona.

u n año más se ha cumplido la letra de la jocosa canción y el cuto divino de Tafalla ha vuelto a caer al Hospital. Y esta vez no porque hubiese algún amaño en el sorteo, ni por donación de la persona agraciada, sino porque, en un hecho insólito, nadie ha reclamado el premio, ni el poseedor del boleto 3.567, que fue el ganador, ni el número reserva, el 9.141. Ambos se vendieron, probablemente el mismo fin de semana de ferias, pero ninguno ha aparecido. Transcurrido más de un mes desde que se realizó el sorteo, los organizadores han decidido devolver el animal porcino al Santo Hospital de Tafalla.

De igual modo, los miembros de la Orden del Cuto Divino, como organizadores de esta rifa benéfica, entregaron el miércoles a la directora interina del Santo Hospital, Silvia Ochoa, que está sustituyendo temporalmente a la titular, Cristina Azcona (en situación de baja por maternidad), los 1.795 euros (7.180 reales) que se han conseguido este año como beneficio en la popular rifa celebrada el 12 de febrero durante la celebración de las ferias tafallesas. Esta recaudación supone un descenso de 110 euros con respecto al año anterior, cuando el sorteo deparó unos ingresos de 1.905 euros.

el actoLa entrega del cheque con la recaudación se llevó a cabo en un sencillo acto que tuvo lugar en la Sociedad Gastronómica El Porrón. Por parte de la Orden del Cuto Divino acudieron los miembros del Gran Consejo ataviados con sus indumentarias oficiales, con el gran maestre, Jesús Mª Ibáñez, al frente de todos ellos. En representación de la residencia geriátrica del Santo Hospital acudió a recoger la donación Silvia Ochoa, y una nutrida representación del Consistorio tafallés, con el alcalde Arturo Goldaracena y las ediles Haizea Lizarbe y Marian González (EH Bildu), Raquel Irigalba (UPN), Albina Prieto (PSN) e Ignacio Moros (IT).

El escribano de la Orden, Alfredo Ansa, fue el encargado de dar a conocer el resultado del sorteo. “Este año, al igual que en los anteriores, emitimos 5.000 boletos, que se vendían a un euro y que contenían cuatro números cada uno, un total de 19.999 números. De estos números se vendieron 1.795, que es la cuantía que hoy entregamos al Santo Hospital”, dijo.

Tras recoger el cheque, Silvia Ochoa agradeció la iniciativa de la Orden del Cuto Divino por apoyar a la residencia de ancianos y manifestó que emplearán el dinero “en comprar varias baterías para las grúas que utilizamos para favorecer la movilidad de los residentes asistidos, ya que algunas nos están dando problemas y necesitan ser sustituidas”.

“Aunque el dinero conseguido no es mucho, siempre viene muy bien para el Santo Hospital”, apuntó Jesús Mari Ibáñez, el gran maestre de la Orden. “Siempre decimos que nuestro principal objetivo es mantener y renovar cada año la tradición de esta rifa que se viene realizando desde al menos el año 1814, según consta en algún documento de la época. Es algo muy típico de Tafalla y con la canción dedicada al cuto, han dado nombre y popularidad a nuestra ciudad”, añadió.