Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Caldico, quietud y consenso

Las discrepancias que genera el nuevo reglamento sobre los espectáculos de lidia inducen a aplazar su aprobación

Un reportaje de Manuel Sagüés - Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

el borrador de nuevo reglamento taurino de Navarra publicado recientemente por el Gobierno de Navarra aporta voluntad, sobre todo de modernidad, mas a esta le superan las discutidas formas de trabajar las modificaciones normativas y los inconvenientes que se le auguran. Acompaña al texto una lista de gentes previamente consultadas: Federación Taurina de Navarra (FTN), Policía Foral, Protección Civil, la Secretaría Técnica y Dirección General de Salud, el Servicio Navarro de Salud y el Departamento de Ganadería. Sin embargo, muchos miembros representados por la FTN aseveran que su participación en el borrador ha sido muy escasa, por no decir testimonial.

En este espacio nos centramos en lo referido a espectáculos de lidia, aunque también se están emitiendo estos días discrepancias sobre los cambios escritos sobre los espectáculos populares (encierros, suelta de reses…).

El martes, 22 de marzo, termina, el plazo de alegaciones, antes de su aprobación definitiva. Desde aquí se anima, a pesar de lo escaso del margen de tiempo, a aportar opiniones. Lo puede hacer cualquier ciudadano u organización a través del portal del Gobierno Abierto de Navarra.

Cuando concluya este tiempo de consulta pública, el Gobierno foral dice que “se comenzará a redactar el texto del nuevo Reglamento, que será sometido de nuevo a aportaciones de la ciudadanía y de las organizaciones más representativas de este ámbito”.

La voluntad de este borrador está clara: igualar en normativa los festejos taurinos con el común de los espectáculos públicos que se celebran en Navarra. Que el Gobierno foral, su sección y policía correspondiente tenga como principal cometido el velar por la seguridad general del espectáculo y, en especial, por la de los espectadores asistentes. También incide este borrador en la atención sanitaria y la preservación del bienestar animal.

Sabemos que, hasta ahora y en bastantes ocasiones, la sección de juegos y espectáculos ha tenido que multiplicarse en funciones y ayudas para garantizar la calidad de los espectáculos ante la previa falta de diligencia y rigurosidad con el reglamento de algunos gestores de las plazas de la geografía foral. Se trataría ahora de que las empresas asuman la calidad del espectáculo y, claro, la consiguiente respuesta de sus clientes.

Para la Casa de Misericordia de Pamplona, que a priori y por su historial, siempre garantizará la calidad en forma y contenido (toros íntegros, cuadrillas completas, presidencias doctas…), la propuesta de nueva reglamentación no le influye en su contra. Incluso, la Meca se podría beneficiar al poder actuar con mayor libertad en algunos aspectos.

Sin embargo, esta garantía de futuro no es la misma en plazas pequeñas y ferias modestas donde una empresa puede poner en riesgo el mantenimiento de los festejos taurinos (de lidia y populares, también) si los aficionados ven descender la calidad y contenido de los mismos.

Un ejemplo de pérdida de calidad es el que los toreros o novilleros puedan compartir cuadrillas. Este mismo ejemplo denota la escasez de lo participativo de la elaboración de este borrador. Es muy fácil adivinar que en cuanto se anuncie un festejo con dos cuadrillas para tres diestros el aficionado se mosquee y los sindicatos de profesionales (banderilleros, picadores, mozos de espadas…), sin duda y a las primeras de cambio, convoquen y logren sus reivindicaciones con una huelga.

Más participativoMiguel Marzábal es el principal ideólogo y valedor de este borrador. Consta que este veterano técnico del Gobierno foral ha toreado en mil y un despachos y reuniones oficiales sobre la materia taurina y durante mucho tiempo por toda Navarra y España. Sin embargo, desde 1994, año en que me incorporé como colaborador taurino a este periódico, todavía no he tenido el gusto ni verle ni de saludarle en ninguna plaza de toros. Escribo esto porque distintos sectores de la tauromaquia foral (toreros, ganaderos, aficionados, asociaciones, informadores especializados…) han y hemos lamentado el que este nuevo borrador no hubiera tenido un carácter más participativo y democrático.

Esta posibilidad de alegaciones en tan escaso tiempo recuerda a alguna de las consultas a la carta de los convocantes para que haya vacas o no en alguna localidad. “Yo lo guiso y yo me lo como”. Desde estas líneas se sugiere que este borrador quede en la nevera, se aplace sine die la fecha de su aprobación y se convoque una mesa de trabajo con la presencia plena y continuada de todos los sectores de la fiesta taurina de Navarra.

Se comprende que los espectáculos públicos tienen que empezar a autorregularse al modo de lo que en el fútbol es la Liga de Fútbol Profesional. A ello habrá que ir y por ahí intuyo que es por donde intenta viajar el borrador de marras. Pero ni las formas ni el momento son los adecuados para seguir convirtiendo la ley taurina en un laberíntico Reino de Taifas. Existen reglamentos de todo pelaje: por países, el estatal, el de las comunidades autónomas que, como Navarra, tienen competencias…

Las novedades del borrador de Navarra están dejando alucinados a los aficionados y taurinos de otros pagos y gestores de otros reglamentos. Habría que olvidarse de ciertas ocurrencias;ponerse a trabajar en equipo y crear un reglamento y control desde una matriz de carácter europea (España y Francia…) y mundial (Europa y países americanos). Unas uefas y fifas taurinas. Pero, de momento, caldico y quietud;y, sobre todo, consenso.