Cosmonauta

Padre

por iñaki gonzález - Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

si estás en el Viejo Reyno y es 19 de marzo te habrás dado cuenta que es el Día del Padre. Pero si estás en Iberoamérica no será el Día del Padre, sino el del Hombre. Allí, el del padre lo celebran el tercer domingo de junio. Aquí el Día de la Mujer se celebra el 8 de marzo. Ignoro si el Día de la Madre se conmemora el primer domingo de mayo o por aquello del retraso horario lo celebrarán cualquier domingo entre julio y agosto. Mira tú, que estos hispanos son muy suyos y solo por chinchar al Tío Donald, son capaces de festejarlo el Día de Acción de Gracias y encima sus asistentas (hispanas, claro), le rellenan el pavo con restos de la muralla china. Eso sí;bien de chile con alto grado de capsaicina para que sude como un espalda mojada y con el subidón acuda al peluquero a hacerse unas rastas. Yo sigo dando vueltas a la pelotita azul y de vez en cuando me pego unos lingotazos de bourbon, pongo de los nervios al Gordito o planto pimientos para embotar. Esto es lo que tiene vivir solo con la única compañía de una tortuga del Opus. Me reprueba mis excesos etílicos, me recuerda las fiestas de guardar y me pide que dé cobertura técnica a la Javierada. Vamos, que al final te vuelves como muy Che (Guevara) y te ladeas la txapela ad hoc. Pero a pesar de mi cuerpo metálico del Jardín Botánico, tengo mi corazoncito (metálico, evidente) y a veces, y después de tantear el bourbon, me sale la vena melanco-bucólica-espiritual. Sí, porque cuando te acuerdas del que fue el autor de tus días, se te estruja el alma y se te llena de remordimientos. Esa conversación siempre pendiente, aquel consejo que nunca seguiste y que de sus consecuencias pagas en carne viva el resto de tu vida. De aquel abrazo que te avergonzaba porque no es de machos llorarle en el hombro a tu padre. De aquella escapada a pescar que siempre aplazabas porque tenías planes. De aquellos momentos que se fueron, irrecuperables todos, y que te tortura no haberlos vivido con él.