vecinos

Amistad entre valles que trasciende al fútbol

El campeonato de futbito de Garralda se ha convertido en un referente social y deportivo para el Pirineo. Hoy, tras 25 años, va a ser un día muy especial.

Patricia Carballo - Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La voluntad y perseverancia de los organizadores han sido las claves y la esencia para la larga duración del campeonato de futbito de Garralda.

La voluntad y perseverancia de los organizadores han sido las claves y la esencia para la larga duración del campeonato de futbito de Garralda. (PATRICIA CARBALLO)

Galería Noticia

La voluntad y perseverancia de los organizadores han sido las claves y la esencia para la larga duración del campeonato de futbito de Garralda.

“Buscábamos fomentar el deporte en los largos inviernos y que los jóvenes de los pueblos se conociesen”

garralda- Cuando comenzó hace 25 años el campeonato de futbito masculino de Garralda, no se podían imaginar que podrían participar equipos de Aoiz, Esteribar, Salazar, Aezkoa o Erro, pero el buen hacer y el tesón de los organizadores ha servido para que el objetivo del torneo se haya superado con creces.

Desde principios de los 80, se venía jugando un campeonato en Orbaizeta en los meses de agosto y septiembre. Fue entonces cuando a varios jóvenes de Aezkoa, Orotz-Betelu y Auritz/Burguete les saltó la alarma. “En verano había un ambiente muy majo, ¿por qué no conseguirlo en invierno? Ése fue nuestro punto de partida”, admiten desde la organización.

Desde entonces, el polideportivo de Garralda ha sido testigo de innumerables partidos, victorias, derrotas y, además, de un buen ambiente. “Buscábamos fomentar el deporte durante los largos inviernos y, sobre todo, que fuera la excusa para que los jóvenes de los pueblos colindantes se conociesen y se relacionasen”, aseveran.

No hay duda de que se ha conseguido. Ahora los inviernos son más llevaderos y con el paso de los años el certamen se ha convertirdo en un referente deportivo para la zona. A día de hoy, una media de 15 equipos se forman en cada edición, algunos que se mantienen desde los primeros años y otros que se han ido incorporando. Además, a raíz de este campeonato, también ha surgido su edición en versión femenina, que ya llevan más de una década jugando en primavera. “Algún año ha habido un boom de 13 equipos de chicas, eso es algo impensable en otros torneos”, comentan los impulsores. Y es que parece ser que hay ganas, nadie quiere dejar de correr por la pista detrás del balón. Lo saben hasta los más txikis, que desde hace seis años se juntan en fiestas de Garralda para hacer un campeonato relámpago de futbito, “Para el futuro del campeonato, es muy bueno que se fomente la cantera”, dicen.

entre TODOS Echando la vista atrás, uno de los cambios más notables ha sido la mejora de las infraestructuras del polideportivo. Aún recuerdan las horas que pasaban limpiando la pista cuando llovía, o las salas de la escuela que usaban como vestuarios. “Queremos agradecer el esfuerzo del Ayuntamiento de Garralda, que subsanó esas precariedades”, subrayan. Asimismo, han podido contar con patrocinadores de la zona, siendo un sustento económico muy importante.

Con o sin apoyo, lo fundamental es la voluntad por parte de los jugadores. “Una de las claves para que el campeonato haya salido adelante ha sido la respuesta y el compromiso fehaciente de todos los participantes”, expresan. De hecho, donde más hincapié han hecho siempre los organizadores es en que cada equipo respondiera con seriedad y responsabilidad. Una condición que se ha trasladado en valores de equipo, compañerismo y deportividad. “Los valores son la base. Si no, nuestros primeros objetivos se irían al traste”, aseguran. Y es que no todo es competitividad. Una de las muestras más loables en estos últimos años ha sido la aceptación al campeonato de un grupo de personas en riesgo de exclusión social, con los que tanto los jugadores como los organizadores siempre han mostrado una actitud ejemplar.

IMPLICACIÓNSin embargo, nada se consigue si no hay una gran implicación detrás. Y de eso van sobrados. Cualquier jugador puede atestiguar que el campeonato de futbito no habría existido de no ser por el esfuerzo y el tesón de sus organizadores. Esos que han pasado largas horas de arbitraje, apuntando los goles, preparando las clasificaciones, limpiando la pista y controlando que todo esté a punto. “Es algo contagioso y la relación que hemos conseguido entre nosotros es lo más bonito que se puede dar. Va más allá de un simple campeonato de futbito”, apostillan. Pero si hay alguien que merece ser destacado por encima de todo es el más veterano de ellos. Aquel que, año tras año, se ha dejado la piel y ha vivido por y para el campeonato, que ya no concibe una edición sin su presencia. Aunque su humildad le impida aceptarlo y prefiera no ser mencionado, no se puede negar que la dedicación y entrega absoluta que ha mostrado en estos 25 años le han convertido en el alma del campeonato.

Por todo, hoy va a ser un día muy especial en el que habrá partido entre ‘viejas glorias’, finales, cena y gaupasa. Un día en el que los recuerdos, las sorpresas y las emociones van a estar más presentes que nunca.

Más sobre Sangüesa / Pirineos

ir a Sangüesa / Pirineos »