Análisis ciudadano

No son educativos

Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Así es como la directora del colegio Elvira España tildó a las tareas escolares. Pero… ¿Es esa opinión representativa del claustro de profesores o del conjunto de padres del centro?

De todos es sabido y especialmente por expertos, dígase de pedagogos y estudiosos, que las tareas permiten a los estudiantes reforzar los conceptos aprendidos en clase, aumentan la curiosidad en la materia y permiten explorar más en ella, ayudan a desarrollar hábitos de estudio y les enseñan a trabajar con autonomía, ayudan a los estudiantes a cimentar hábitos de responsabilidad y autocontrol. Además, aprenden a usar más recursos: bibliotecas, ordenadores e Internet y ayudan a crear un mayor entendimiento entre las familias y los maestros, y brindan oportunidades de mantenerles informados sobre lo que aprenden sus hijos.

En las dos últimas décadas, se han iniciado debates en distintos foros poniéndose de manifiesto que las tareas se están convirtiendo en una práctica rutinaria sin sentido y con una enorme cantidad de excesos.

Pero ni todos los colegios, ni todos los maestros incurren en abusos a la hora de asignarlas. En concreto, en este colegio, no se han conocido demasiadas manifestaciones ni opiniones contrarias a la tradición de mandar tareas. Y digo demasiadas porque también es verdad que “nunca llueve a gusto de todos”. Si continuamos la andadura por diversos centros de Secundaria, siguen valorando y puntuando el hecho de realizarlas y, sin ser obligatorias, al final resultan serlo. ¡Todo sea por el bien de nuestros chicos! Por formar personas reflexivas y críticas, con capacidades de comunicación, con iniciativa propia y autonomía personal, responsables y con destrezas de aprendizaje para la vida. Personalmente creo que la asignación de tareas es una manera de fortalecer el aprendizaje y la responsabilidad del estudiante. Siempre que estén dosificadas, sean motivadoras y adecuadas a las posibilidades y a las diferencias individuales de cada niño.

Y ahora, después de tan arduo debate, de titulares en periódicos sobre la obligatoriedad de los deberes en Elvira España… ¿Siguen pensando que las tareas no son educativas? ¿Debería omitirse su obligatoriedad? El debate debería abrirse ya.

R.S.