Una herencia en juego en la caldera de Oteiza

tercera los hermanos martínez de eulate se enfrentan hoy en el idoya-ardoi (16.45 h)

Jon Maiza Fermín Sagüés - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Pablo y Borja Martínez de Eulate, con las camisetas de Ardoi e Idoya.

Pablo y Borja Martínez de Eulate, con las camisetas de Ardoi e Idoya.

Galería Noticia

Pablo y Borja Martínez de Eulate, con las camisetas de Ardoi e Idoya.

pamplona- Un encuentro en Iturtxipia siempre es algo especial, el campo de Oteiza atesora una esencia deportiva que recuerda al fútbol de antes, en el que el barro no era obstáculo, la afición siempre jugaba su papel y el taco largo no podía faltar en las botas de los defensores. El partido de hoy entre Idoya y Ardoi contará además con un singular duelo entre los hermanos Martínez de Eulate, Borja (26/09/1993) y Pablo (16/03/1996).

Los locales llegan al partido con la tranquilidad de tener el trabajo hecho, ya que se encuentran séptimos con 44 puntos. “Nuestro objetivo era la permanencia, pero nos ha salido una temporada muy buena y ya estamos prácticamente salvados, ahora nos toca disfrutar”, apunta Borja Martínez de Eulate, el mayor de los dos hermanos.

El Ardoi, por su parte, llega en una situación diferente. Tras una espectacular campaña el año pasado, esta temporada está siendo algo más irregular. “Este curso teníamos la intención de luchar por los puestos de play off a Segunda B, pero hemos sufrido bajas muy sensibles”, apunta Pablo Martínez de Eulate, que está disputando su segunda temporada en tercera.

Divididos en casaEl encuentro de hoy entre el Idoya y el Ardoi tiene divida a la familia de los hermanos Martínez de Eulate. “Nuestra ama quiere que gane el Ardoi porque en el encuentro de ida ganó el Idoya y el aita dice que él va a sumar seguro gane quien gane, pero yo creo que le tira más la sangre del pueblo, porque él es de Oteiza”, reconoce Borja, que hoy defenderá el lateral derecho del Idoya.

El pequeño de los hermanos Martínez de Eulate, tendrá la difícil misión de frenar al jugador referencia del Idoya, Eneko Viana. “En el partido de ida en Zizur se me marchó en un par de ocasiones y hoy tengo las ganas de redimirme, soy un central duro pero honesto, e intentaré hacer un buen partido”, admite Pablo Martínez de Eulate, que el jueves cumplió 21 años y espera celebrarlo con una victoria.