Sbaraglia: “Es lindo dejarse transparentar a través de los personajes”

El actor argentino recibió ayer el Premio Málaga en el Festival de Cine en Español

José Luis Picón Jorge Zapata - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El actor argentino Leonardo Sbaraglia, ayer en Málaga tras descubrir el monolito Premio Málaga-Sur, en el paseo marítimo Antonio Banderas.

El actor argentino Leonardo Sbaraglia, ayer en Málaga tras descubrir el monolito Premio Málaga-Sur, en el paseo marítimo Antonio Banderas.

Galería Noticia

El actor argentino Leonardo Sbaraglia, ayer en Málaga tras descubrir el monolito Premio Málaga-Sur, en el paseo marítimo Antonio Banderas.

más festival

‘Herederos de la bestia’. Herederos de la bestia, reivindicación del legado de Álex de la Iglesia y en particular de su segundo largometraje, El día de la bestia, aterrizó ayer en Málaga en la sección de documentales. Diego López y David Pizarro codirigen este filme, que se estrenará el 5 de mayo y busca reconocer al director bilbaíno como autor y describir la influencia que tuvo El día de la bestia(1995) en la recuperación del cine fantástico en España.

‘Maniac Tales’. El cine de terror hizo su aparición ayer en la sección oficial con la presentación, fuera de concurso, de Maniac Tales, una película colectiva de cinco directores con una historia troncal y otras cuatro historias independientes. Kike Mesa, productor del proyecto y director de una de las historias, la calificó como “una película de género que pretende entretener”, y que decidió rodar en inglés “para correr menos riesgos, porque al ser de género en España su recorrido no está asegurado”.

‘No quiero perderte nunca’. El catalán Alejo Levis inauguró la sección Zonazine con su segundo largometraje, No quiero perderte nunca, un drama “íntimo y sensorial” que aborda la dificultad de aceptar la muerte de un ser querido, a la vez que indaga en el miedo a perder el juicio. La película juega con elementos del cine de terror.

málaga- Con una extensa filmografía, fundamentalmente entre España y Argentina, Leonardo Sbaraglia cree que como actor “es lindo dejarse transparentar a través de los personajes, que te vean como nunca te habían visto, dejarse destruir en el buen sentido para que aparezca otra cosa”. “Uno intenta hacerlo lo mejor posible, y unos personajes salen mejor y otros peor, pero el único sello del que me puedo sentir orgulloso es de romperme el alma trabajando”, afirmó el actor argentino, que ayer recibió el Premio Málaga en el vigésimo Festival de Cine en Español como reconocimiento a toda su carrera.

Esta profesión de actor surgió en un momento en el que le “salvó la vida” y le hizo encontrar su “lugar en el mundo”, desveló Sbaraglia. “Tenía 9 o 10 años, mis padres se estaban separando y no sé qué pasó por mi cabeza, pero me enviaron al psicoanalista. Cuando terminé de ir empecé a estudiar teatro y me sentía más cómodo que nunca”, confesó. Después llegaría el salto a España, en el que lo que más le costó fue cambiar su acento porque el argentino tiene “una manera de hablar gestualmente muy italiana”. España representó para él “empezar la madurez y hacerse de abajo otra vez, como se dice en Argentina”, porque, si bien tenía en su país “cierto prestigio”, aquí aún no se le conocía. Ahora se encuentra en otra etapa desde que, “hace cuatro o cinco años”, empezó a entender más su profesión “como una herramienta de expresión”, mientras que antes sentía que “tenía que desaparecer detrás de los personajes”.

“Creo que un actor tiene que desaparecer, pero por otro lado uno quiere estar, el reconocimiento, el afecto, que te miren. Los actores que más he admirado son los que te hacen imaginar algo, no los que se ponen delante, los que te hacen ver otra cosa”.

Sbaraglia es uno de los protagonistas de Nieve Negra, un thriller sobre secretos familiares proyectado ayer en la sección oficial del Festival de Málaga. Ópera prima de Martín Hodara, está protagonizada además por Laia Costa y Ricardo Darín. Sobre los secretos, silencios y misterios de familia pivota Nieve negra, un éxito de taquilla en Argentina que llegará a los cines españoles la próxima Semana Santa.

madurar, transformarse Actualmente, Sbaraglia rueda a las órdenes de Cesc Gay la serie Félix, que ha supuesto volver a trabajar en España después de mucho tiempo en el que, sin embargo, ha mantenido un vínculo a través de varias películas en coproducción. Sbaraglia, que asegura que Cesc Gay es uno de los directores a los que más admira en España, cree que “de todo lo que te saca de tu lugar de comodidad siempre van a aparecer cosas buenas si estás entregado”. Cuando se madura en su profesión, el actor cree que “hay una especie de transformación, no construyes por encima de tu piel, sino que modificas tu piel”. “No se pierde el miedo sino que te animas a tener miedo, puedes asumirlo y decir soy imperfecto, torpe, cobarde, valiente...”.