Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
El acusado ni siquiera acudió al juicio

21 meses por abofetear a un joven con discapacidad en un baño público

Ocurrió en Pamplona y el acusado ni siquiera acudió al juicio y tenía antecedentes por lesiones

Enrique Conde - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Interior del baño público.

Interior del baño público. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Interior del baño público.

pamplona- La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra ha confirmado la condena de 21 meses de prisión a un hombre, que se encontró con otro varón en unos servicios públicos de Pamplona, y terminó liándose a bofetadas contra éste, amenazándole y siguiéndole por la calle para finalizar la agresión. El acusado, que ya había sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 4 en febrero de 2014 por un delito de lesiones, recurrió la sentencia condenatoria que le impuso la titular del Juzgado de lo Penal número 3 de la capital navarra, pero la Audiencia ha desestimado su recurso. El procesado ni siquiera acudió a la vista oral, tras la cual la magistrada considera probado que “sobre las 18.20 horas del 10 de abril de 2015 se encontró en los servicios públicos de la avenida de Guipúzcoa de Pamplona con la víctima, que padece además una discapacidad.

“vigila tus espaldas”Así, con la intención de causar un menoscabo en su integridad física, le dio varias bofetadas en la cara y le siguió cuando aquel trataba de marcharse. Así, le decía “quédate con mi cara porque va a ser la última vez que la veas”, “vigila tus espaldas porque a a la oportunidad que tenga te mato”. El acusado le dio alcance y le propinó un puñetazo en el labio y un mordisco en la oreja izquierda y, cuando la víctima trataba de apartarlo, le metió el dedo en el ojo izquierdo. Entonces se presentó en el lugar una dotación de la Policía Municipal de Pamplona que observó como el acusado continuó con sus amenazas hacia la víctima diciéndole que le iba a pegar cuatro cuchilladas. El herido sufrió diversas lesiones en el oído, ojo, córnea y cara y tardó en sanar de las mismas 14 días.

Aunque la defensa del encausado recurrió apelando a un error en la apreciación de la prueba, el tribunal confirma los argumentos ofrecidos por la juez de lo Penal. La Sala dice que el mero visionado de la grabación del juicio “denota bien a las claras que no se ajustan a la realidad las manifestaciones vertidas en el recurso acerca de que las sentencia llega a una conclusión errónea. La existencia de la agresión resulta incuestionable a la luz de lo declarado por los testigos y uno de los agentes de Policía Municipal manifestó con claridad haber oído las expresiones intimidatorias que el apelante dirigió a la víctima. Cierto es que este está afectado de discapacidad, pero la forma en la que fue interrogado permitió obtener información suficiente sobre el incidente, lo que unido a lo aportado por el resto de los testigo conforma un armazón probatorio más que suficiente”. La sentencia es firme.