Los campamentos veraniegos en euskera se ponen en marcha

Se ofertarán en los albergues de Beintza-Labaien y Aterpe de Arantza

Aitor Arotzena - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Representantes de los albergues de Beintza y Arantza, junto al director.

Representantes de los albergues de Beintza y Arantza, junto al director. (D.N.)

Galería Noticia

Representantes de los albergues de Beintza y Arantza, junto al director.

BERTIZ- Ya están en marcha los campamentos de verano Euskaraz Blai 2017y el campamento móvil Udaleku Ibiltaria, organizados por los Albergues de Beintza y Arantza, con la colaboración de Baztan-Bidasoa Turismo Elkargoa. El objetivo es incentivar el uso del euskera entre la juventud. El director de los campamentos, Julen Egaña subrayó en la presentación realizada el viernes en Bertiz, la necesidad de impulsar el uso del euskera en el ocio, ya que a su juicio, “aunque la matriculación en el modelo educativo D va en aumento, en muchas ocasiones la utilización de la lengua se ciñe al ámbito escolar”.

En total se ofertan 640 plazas en los dos albergues y en distintos grupos de edad. El primer grupo estará formado por niños y niñas s nacidos entre 2006-2009 y el segundo por nacidos en 2003-2005. Las personas que se apunten en julio tendrán plaza asegurada. Las estancias son de una semana y se realizarán excursiones, juegos, talleres… en euskera.

Este año hay también otra novedad: el campamento móvil Udaleku Ibiltaria. Una oferta dirigida a jóvenes de 14-17 años y que discurre por los caminos de contrabando del siglo XX.

El campamento se desarrollará entre los albergues de Arritxulo (Oiartzun), Aterpe de Arantza y Beintza, y con diversas actividades en la naturaleza. Aventura, deporte, naturaleza e historia en este campamento para el que se ofertan 80 plazas.

El plazo de inscripción a ambos campamentos está abierto hasta el 12 de mayo.

Lan GauaPor otra parte, también se presentó Lan Gaua, una iniciativa de Bidasoako Kontrabandistak (KB) que cumplirá la 5ª edición en Hondarribia. Una marcha de 3 horas aproximadamente, 8 kilómetros en los que conocerán testimonios y vivencias de quienes en tiempos difíciles tuvieron que arriesgar sus vidas entre las sombras de la noche. El protagonista de esta edición es un hombre de Hondarribia de 89 años. De joven trabajó en las gabarras de la bahía de Txingudi, pero siendo padre de 7 hijos, entre la arena que transportaba, pasaba también diferentes paquetes de un lado al otro del mar.