Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La asociación de propietarios forestales

Foresna, 25 años mirando a los bosques

La asociación de propietarios forestales agrupa a 80 entidades locales y más de 500 particulares que gestionan la mayor parte de la superficie arbolada de Navarra, que ha crecido un 24% en los últimos 20 años

Un reportaje de P. Gorría Fotografía Unai Beroiz y archivo - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

  • Mail
Juan Miguel Villarroel, gerente de Foresna Zurgaia.

Juan Miguel Villarroel, gerente de Foresna Zurgaia. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

en los últimos 20 años la superficie arbolada de Navarra ha crecido un 24%, según los datos del Gobierno, por las repoblaciones y el progresivo abandono de los cultivos y de la ganadería. Más el 40% de la superficie total de la comunidad la ocupan los bosques, porcentaje que sube al 65% si se añade el monte bajo, matorrales y pastizales. Buena parte de ellos se explotan comercialmente, sobre todo la madera, y la asociación sin ánimo de lucro Foresna Zurgaia, que agrupa a la mayoría de los propietarios, acaba de cumplir 25 años de trabajo.

La asociación surgió para atender las necesidades de los propietarios forestales a nivel de información, de formación, de defensa de sus derechos y de representación ante la Administración. Un cuarto de siglo después el balance es “positivo”, destaca Juan Miguel Villarroel, gerente de Foresna Zurgaia. “Se ha avanzado mucho, estamos muy reconocidos a nivel nacional e incluso internacional”, señala, aunque también hay un aspecto negativo: “Nuestros propietarios se están haciendo mayores y nos están abandonando; todos los años tenemos diez o doce bajas porque no hay relevo generacional. El trabajo del monte es muy duro”, lamenta.

El 70% de los bosques navarros son públicos, la mayoría comunales de los ayuntamientos y concejos y una pequeña parte propiedad del Gobierno de Navarra. Además, hay centenares de propietarios particulares que tienen entre media hectárea y más de 1.000, como es el caso del bosque de la Colegiata de Roncesvalles. “El propietario puede ser desde una persona de la Regata del Bidasoa que quitó los pastos y puso parcelas de pino radiata, hasta el de la Ribera que tiene chopos, una de las especies más rentables”, detalla Villarroel.

Lo que está claro es que el bosque gana espacio poco a poco en Navarra: “Hace cien años le comíamos terreno al monte para crear pastizales, para ganar un poco de tierra para sembrar patatas, para lo que fuera. Ahora se van abandonando tierras, cada vez hay menos ganaderos y el monte va colonizando”, concluye.

la industria necesaria Claro que tampoco es importante tener muchos bosques sino “cómo los tenemos”. Para el gerente de Foresna Zurgaia, en el monte hay que actuar. “Hay que hacer silvicultura y darle lo que necesita, tiene que tener una regeneración”, apunta, para lo que considera fundamental que Navarra tenga una industria potente de primera transformación y, en la medida de lo posible, de segunda transformación. “Centrándonos en la madera, la propia industria puede ser el motor para que nosotros sigamos produciendo la materia prima, hacer una planificación sin depender tanto de las subvenciones del Gobierno”, añade. En caso contrario, si el monte no se renueva, envejecerá, acumulará combustible y “el día que haya un incendio será muy gordo”, advierte Villarroel. En este sentido, asegura que aunque Navarra no es de las comunidades que tienen más riesgo de incendios, es necesario prevenir y eso pasa por “entrar al monte, tenerlo limpio, gestionarlo, y para eso es importante que haya una industria que demande el producto del monte porque si no el propietario no invertirá”.

Pero la madera no es el único producto que da el bosque. Están los hongos, que ya mueven más dinero que la propia madera, la caza, la miel, las plantas aromáticas, los frutos como la castaña o la nuez, todos con grandes posibilidades de desarrollo si se regulan, opina Villarroel, además de la biomasa, con la que “ha habido un coqueteo, pero no acaba de arrancar”, añade. “Y no hay que olvidar que el monte da también salud; hay estudios que demuestran que un paseo por el bosque puede reducir la tensión arterial”, sostiene. Y, por supuesto, aboga por mantener la protección ambiental, la parte ecológica, y por hacer compatibles los diferentes usos.

En este sentido, Villarroel considera que el propietario del bosque es generoso. “No pone límites en sus fincas, cualquiera puede entrar y no sé hasta qué punto la sociedad valora eso, ni siquiera si se conoce que el monte tiene propietarios. Es importante que la sociedad sepa que hay personas que están haciendo inversiones en ese monte cuyos resultados nunca llegarán a ver, en todo caso las verán sus nietos”, asegura.

Y es que cualquier gestión forestal tiene que trabajarse a largo plazo. El ciclo mínimo, el del chopo, es de 12 años, pero otras variedades tienen ciclos de 50, 60 y hasta 120 años. “En el mundo forestal todo es a muy largo plazo, por eso los partidos deberían pactar políticas como mínimo a 25 años”, porque los cuatro años que dura una legislatura “para el monte no es nada”, sostiene.

las cifras

65%

bosque. El 65% del total de la superficie de Navarra es forestal, incluyendo matorrales y pastizales. La superficie arbolada supone el 40%, cerca de 450.000 hectáreas.

707

millones de árboles. Navarra cuenta con 707 millones de árboles, según los cálculos del Inventario Forestal.

2.100

empleos. Según las cifras del Gobierno, en Navarra hay alrededor de 300 empresas del sector forestal que generan 2.100 empleos directos.

foresna

Socios. En Foresna Zurgaia están asociados 55 ayuntamientos, 20 concejos, cinco juntas de valle, unos 300 propietarios particulares y tres agrupaciones de Isaba, Uztárroz y Roncal que suman otros 225 propietarios.

la frase

juan M. villarroel “las políticas forestales deberían plantearse al menos para 25 años”

El gerente de Foresna Zurgaia aboga por una planificación a largo plazo.

en navarra

261.000 has certificadas

El 60%. De las 435.011 hectáreas de superficie forestal arbolada que tiene Navarra, 261.066 hectáreas están certificadas. Es la segunda comunidad del Estado, detrás de Castilla y León, en términos absolutos y la primera en porcentaje, un 60%. La certificación forestal es la denominada PEFC, que avala que la gestión que se lleva a cabo en un terreno forestal es responsable y cumple criterios de sostenibilidad ambiental, económica y social. Navarra lleva diez años trabajando en la certificación de los bosques, “aunque todavía cuesta”, señala Villarroel. En cualquier caso, las empresas demandan cada vez más que la madera que trabajan esté certificada y ellas mismas deberán cumplir una serie de requisitos para el producto final, sea un mueble, la bolsa de un comercio o un periódico, pueda tener el sello PEFC, de forma que toda la cadena esté certificada. - D.N.

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad