Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El auténtico cogollo de Tudela

La construcción de la plaza de Los Fueros fue el primer paso de la modernización de la ciudad

Fermín Pérez-Nievas F.P-N./Jan Díaz - Lunes, 20 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

  • Mail
Los Fueros de Tudela tomada desde la entrada por la calle Eza, con la Casa del Reloj a la izquierda.

Los Fueros de Tudela tomada desde la entrada por la calle Eza, con la Casa del Reloj a la izquierda. (F.P.N)

Galería Noticia

tudela - Emblema del salto de Tudela a la modernidad, emparentada con construcciones similares como las plazas de Madrid o San Sebastián y verdadero corazón de la ciudad donde se celebra toda ceremonia multitudinaria que se precie, la plaza de Los Fueros de Tudela fue el primer intento urbanístico de saltar las antiguas murallas y permitir que la vida se extendiera más allá de los fosos y de los restos de las murallas desmochadas que coartaban su crecimiento.

En 1687 se iniciaron los trabajos para poder contar con una plaza de toros al otro lado del Queiles, empleando la fachada del hospital que ya existía en la otra orilla y creando un cañón sobre el cauce, empleando para ello sillares del castillo del Cerro de Santa Bárbara que 150 años atrás había sido uno de los últimos en entregarse a los invasores castellanos.

el proyecto Plaza de Toros, plaza Nueva, plaza Real, plaza de la Constitución, plaza de Fernando VII, plaza de La República, plaza de Los Fueros... Los nombres que ha recibido este lugar, sin duda el más reconocible y visitado de la ciudad, muestran el recorrido histórico que ha tenido a lo largo de sus 330 años de vida. Concebida en 1687 (cuando en España reinaba Carlos II y en plena fase de construcción de la torre de la catedral) sus obras no concluyeron hasta 1691.

La necesidad de tener un espacio para las corridas de toros, dado que el cabildo prohibió estas celebraciones en la plaza Vieja al ser considerado suelo sagrado puesto que cientos de personas estaban enterradas en ese lugar al ser el cementerio de la parroquia de Santa María, obligó a buscar un nuevo terreno. Tras una breve experiencia en un terreno anexo a Herrerías, se pensó en un espacio mayor al otro lado del cauce del río Queiles donde ya existía un hospital desde 1566 y una iglesia que se podrían aprovechar como fachada de la futura plaza. La ciudad vivía entonces encerrada entre el Ebro y el Queiles.

Tal y como relata con todo lujo de detalles Jesús Martínez Escalada en La historia de Tudela contada por sus calles, la obra fue iniciada por Juan de Lezcano que, sin embargo vio como un año después (apenas se había terminado el cubrimiento) una riada del Queiles acabó con todos los trabajos realizados. Entonces se pasó la empresa al maestro albañil José Ezquerra que también se encontraba en las labores de construcción de la torre de la catedral. Entonces para la obra se autorizó la utilización de los sillares y la piedra que quedaba del maltrecho y destruido castillo de santa Bárbara que había albergado a grandes reyes navarros como Teobaldo II o Sancho el Fuerte. Quien ha penetrado por el cubrimiento del río Queiles ha podido observar cómo debajo de la plaza de Los Fueros grandes piedras forman la bóveda que sostiene la plaza sobre el río. El coste ascendió a 2.650 ducados fuertes para cubrir no solo el Queiles sino también una acequia cercana que recibía el nombre de Vencerol.

las obras Se comenzó la construcción de los edificios, en los que se obligaba a que todas las viviendas fueran simétricas, “con 12 varas de fondo”, en la primera planta habrían de tener balcones salientes corridos” y las balaustradas tendrían que ser de hierro, la planta segunda sería igual a la primera y la tercera tendría balcones sin repisa pero con balaustrada también de hierro. Todo el herraje debería estar pintado de “colorado”.

Por otra parte, la “Casa de la Ciudad” (hoy Casa del Reloj) tendría condiciones especiales. La planta baja estaría hecha de piedra labrada, con una puerta central y dos laterales de medio punto, siendo la de la derecha para la salida de las reses. La planta primera con tres balcones con repisa y herraje corrido, la segunda tres balcones sin repisa y la tercera y última con cinco balconcillos pequeños rematados con arcos de medio punto, siendo ligeramente más alto para diferenciarlo. Para alinear la iglesia con la fachada del hospital se construyó un atrio o vestíbulo y se edificó una pequeña casa en la esquina para cerrar la calle. La nueva plaza, no solo rompe la muralla por la puerta de Albazares, sino que suprime el puente de madera que llevaba hasta el hospital y, en muy pocos años creará nuevos espacios y trazados, comunicándose con la plaza de San Juan (donde se encuentra el convento de la Compañía de María), se urbanizará la zona de la calle Trinquete, de la actual calle Eza (fundador del hospital que existía) y Carrera de las Monjas, creando una nueva entrada a la ciudad por el camino de Zaragoza anulando también la puerta de la muralla que llevaba este nombre.

El 30 de junio de 1691 se celebró la primera corrida de toros para celebrar el final de las obras de la plaza, cada balcón costaba 40 reales fuertes. Un año más tarde esculpieron los escudos que se ven hoy en la Casa del Reloj. La última corrida se celebró en las fiestas de Santa Ana de 1841, actuando como único espada el diestro sevillano Francisco Arjona (Cuchares) con toros de Genduláin y Lizaso. La plaza estaba delimitada por tres arcos, de los que hoy quedan dos y el tercero, en la calle Gaztambide, se derrumbó en 1907 al amenazar ruina. Los hechos históricos, sucesos, celebraciones, muertes y acontecimientos vividos entre estas cuatro fachadas han marcado la historia de Tudela y de los tudelanos y los cambios no han restado personalidad ni unidad a su legado.

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad