Mesa de Redacción

A la directiva de Osasuna

Por Víctor Goñi - Martes, 21 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

compartí una mañana con Luis Sabalza, y me pareció una persona entrañable, y conozco a Alfonso Ramírez, al que siempre consideré un tipo solvente. Así que ni mi impresión del primero ni mi aprecio por el segundo casan con las intrigas de la planta noble de El Sadar, anclada en el nepotismo oscurantista cuando el sentido verdadero de esta junta de Osasuna era regenerar un club expoliado para honrar su saludable nombre, siquiera en su acepción ética. Un club que debe regirse con la nitidez procedimental de un ente público, pues además de que sus propietarios nominales son 15.000 socios fue rescatado por todos los contribuyentes navarros una vez que el Gobierno asumió una dación en pago de bienes por valor de 43 millones pendientes de restitución. Y todo ello sin olvidar que, si Osasuna puede cerrar la temporada con seis millones de beneficio neto -salvo que medie antes una multa por antiguos impagos de IVA e IRPF-, no es tanto gracias a la gestión de una directiva incapaz de seducir a un patrocinador de fuste para la camiseta como a los 44,2 millones de ingresos televisivos derivados del ascenso prodigioso obrado por Martín. Figuramultimilagro de Osasuna al que esta junta despidió cuando el equipo se hallaba a tres puntos de la salvación y hoy es carne de Segunda sin un planteamiento deportivo coherente, con un tercer entrenador calcinado tras echar al segundo y a la búsqueda de secretario técnico a través de un representante. Un directivo cabal que mire en exclusiva por Osasuna debiera concluir que no cabe mejor servicio que convocar elecciones ya. Piénsenlo, hagan el favor y háganselo ustedes mismos.