Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Esparza ve un “acierto” el Navarra Arena

Comptos advierte de que Navarra no genera recursos para hacer frente a su deuda

Olaechea sugiere que se aproveche la autonomía fiscal, la lucha contra el fraude y el Convenio
Esparza califica de “acierto” el Navarra Arena o el circuito de Los Arcos

Andoni Irisarri / Oskar Montero - Martes, 21 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El auditor Ignacio Cabeza y la presidenta de Comptos, Asun Olaechea. A la izquierda, García Adanero (UPN), solo en la bancada de su grupo.

El auditor Ignacio Cabeza y la presidenta de Comptos, Asun Olaechea. A la izquierda, García Adanero (UPN), solo en la bancada de su grupo. (Oskar Montero)

Galería Noticia

El auditor Ignacio Cabeza y la presidenta de Comptos, Asun Olaechea. A la izquierda, García Adanero (UPN), solo en la bancada de su grupo.

pamplona- Navarra tiene un serio problema de endeudamiento heredado por los anteriores gobiernos de UPN, y ante el que no existen soluciones milagro. Sólo cabe establecer un equilibrio entre los ingresos y los gastos teniendo en cuenta que, a día de hoy, Navarra tiene difícil generar “recursos ordinarios” para hacer frente a sus obligaciones, multiplicadas por cuatro (desde los 672 a los 2.845 millones) en los últimos ocho años de gobierno regionalista. Por eso, la comparecencia de Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos, sirvió para más que explicar el exhaustivo informe elaborado por el órgano fiscalizador, y que no deja en buen lugar la gestión de UPN. También sirvió para realizar un llamamiento a que Navarra use todas las herramientas a su alcance para romper la dinámica de endeudamiento en la que, también hoy, sigue enrocada la Comunidad Foral. Y eso pasa por explotar “la autonomía en la gestión tributaria de los ingresos, los beneficios fiscales o el Convenio con el Estado”. Materias en las que el actual Gobierno ya ha ido dando pasos, pero en las que queda camino por recorrer.

Así lo evidenció Olaechea en su visita al Parlamento, en la que le acompañó el auditor Ignacio Cabeza. Juntos, desglosaron un informe demoledor. Durante dos meses, un auditor y tres técnicos han estado trabajando a tiempo completo en un documento que deja al aire las vergüenzas de la gestión regionalista entre 2000 y 2015, con especial fijación en 2007, último ejercicio con superávit y a partir del que se produce “el brusco deterioro” de las cuentas públicas navarras. Porque ya en 2008, Navarra, hasta entonces sin ningún problema de tesorería, pasó a necesitar 400 millones para cuadrar sus cuentas, abriéndose una espita de endeudamiento que llevó a duplicar la cifra en los dos años posteriores, llegando en 2015 a suponer las tres cuartas partes de los presupuestos (3.322 millones). Fueron los años del Plan Navarra 2012, el conjunto de inversiones en obra pública con los que Sanz y Miranda intentaron contrarrestar la crisis del cemento, y que a la postre alumbraron los fiascos del Navarra Arena, el circuito de Los Arcos y otras obras cuyas hipotecas seguirán pagándose durante muchos años. Políticas que, sin embargo, a juicio de Javier Esparza (UPN) fueron “un acierto” que permitió “mantener empleos” mientras se producían los recortes en servicios públicos que caracterizaron los últimos años regionalistas. Para poner coto a la dinámica de la deuda, Olaechea pidió “actuar en los gastos o en los ingresos”, buscando siempre “la gestión eficaz”. Y, por eso, llamó a incidir en el plano de “la autonomía fiscal sobre los ingresos, los beneficios fiscales, el fraude fiscal o la negociación del Convenio”, materias en las que el actual Ejecutivo ya ha dado pasos, pero en las que quedan “muchas actuaciones que realizar”.

“nada gratis”La deuda no es un tema cómodo para UPN. De ello quedó constancia en el turno de los grupos, abierto por los regionalistas. Carlos García Adanero, horas después de que su presidente, Esparza, ensalzase los beneficios del Plan Navarra 2012, mantuvo un perfil mucho más bajo en la comisión. Apenas habló 4 minutos en los que achacó el endeudamiento de Navarra a la coyuntura económica general, y reprochó a los grupos del cuatripartito, entonces en la oposición (salvo Podemos) el hecho de que critiquen ahora la deuda y entonces reclamasen más gasto corriente. Argumentos que para Jokin Castiella (Geroa Bai) forman parte del “discurso complaciente” sostenido por los regionalistas. “UPN, con superávit, convirtió la deuda en un problema estructural. Hubo un despilfarro, y ahora tienen pocas ganas de hacer autocrítica y se escudan en la crisis económica, pero el mal Gobierno no es consecuencia de la crisis, sino que viene a agravar la crisis”, precisó.

Más cauto de mostró Adolfo Araiz (EH Bildu), quien se reservó “las críticas políticas” a UPN para la ponencia específica sobre la deuda. Mientras tanto, aseguró que su grupo todavía seguirá trabajando sobre el preciso informe y formulará en la ponencia las iniciativas que se devengan al respecto. No obstante, criticó el endeudamiento “en plena situación de bonanza y burbuja” y la adquisición de algunos créditos con intereses altos. “A pesar de los abrazos de Botín y Barcina, aquí no hubo nada gratis, y los intereses de aquel préstamo evidencian que aquí no se hizo ningún favor a Navarra”.

En una línea similar se expresó Laura Pérez (Podemos). Dijo que su sigla seguirá estudiando el informe a fin de tomar medidas más concretas, pero por de pronto cargó contra la gestión de UPN por ser “un peligro público” con “inversiones faraónicas que en nada han contribuido al bienestar social”. Nuin (I-E) cerró las intervenciones del cuatripartito destacando que parte de la factura de su mala gestión “lo pagó UPN yéndose a la oposición”, dejando una ristra de “inversiones gravosas e injustificadas”. Lejos de la crítica, Unzu (PSN) echó un guante a UPN y reprochó al cuatripartito “que quieran poner el ventilador en marcha”, y le instó a “dejar de mirar al pasado”.

calificación de la deuda

navarra, más solvente que españa

Confianza de los bancos. Ignacio Cabeza, auditor de la Cámara de Comptos, acompañó ayer a Asun Olaechea durante la presentación del informe. Recordó que los bancos confían “totalmente” en el autogobierno foral. Prueba de ello es la última de deuda pública, en la que las entidades ofertaron hasta tres veces más de lo que necesitaba Navarra. La solvencia también ha sido acreditada por las agencias de calificación, que mantienen para Navarra la máxima puntuación posible para las comunidades autónomas, limitada a dos escalones por encima del bono del Estado. En este caso, España tiene una calificación de BBB+, y Navarra de A estable.

El PP falta a la comisión. Ninguno de los dos parlamentarios forales con los que cuenta el PP (Ana Beltrán y Javier García Jiménez) asistió a la presentación, por parte de la presidenta de Comptos, del informe sobre la deuda en Navarra.