Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Currin pide a los gobiernos que “no molesten”

París no se opone al desarme, pero exige que respete las reglas judiciales

El grupo de contacto de Currin reclama a los gobiernos español y francés que “no molesten”
El Gobierno Vasco pide “prudencia”, que la “operación sea legal y que no se destruyan las armas”

Martes, 21 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El abogado sudafricano Brian Currin (d), líder del denominado Grupo Internacional de Contacto, junto al integrante de su equipo Alberto Spektorowski.

El abogado sudafricano Brian Currin (d), líder del denominado Grupo Internacional de Contacto, junto al integrante de su equipo Alberto Spektorowski.

Galería Noticia

El abogado sudafricano Brian Currin (d), líder del denominado Grupo Internacional de Contacto, junto al integrante de su equipo Alberto Spektorowski.

pamplona- En las tres semanas que quedan por delante hasta que ETA escenifique su desarme total, el principal riesgo que existe es que pueda producirse una operación policial contra los representantes de la sociedad civil que van a entregar el mapa de los zulos a la Policía francesa.

Hasta la tarde del 8 de abril, se trata de evitar un movimiento en falso y que salte la chispa. La clave reside en evitar que los gobiernos español y francés puedan interpretar cualquier movimiento como un intento de destruir las armas o manipularlas para que no sirvan como prueba al objeto de esclarecer los 300 atentados sin resolver.

No tocar las armas es la única línea roja que han fijado los gobiernos. Ese frente está, en teoría, cubierto, porque los representantes de la sociedad civil encabezados por Txetx Etcheverry solo tienen encomendada la tarea de entregar la geolocalización de los zulos a la Policía francesa. Se supone que no tendrán el arsenal ni lo manipularán, lo que de paso elimina de la lista el delito de tenencia ilícita de armas y reduce la probabilidad de que haya detenciones.

Una vez cubierto ese flanco, el otro gran riesgo es que Madrid interprete todos estos movimientos como una escenificación, y pida a Francia que lo corte de raíz, desarticulando entre ambos antes del 8 de abril los zulos que pueden tener fichados.

RESPETO AL ESTADO DE DERECHO En este escenario, el primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, advirtió ayer que la entrega del arsenal de armas de la banda terrorista ETA debe producirse dentro del respeto de las reglas judiciales. “Si se quiere restituir las armas no hay nada más fácil que esto, hay que entregarlas dentro del respeto de las reglas del Estado de Derecho: ir a la Justicia que lleva a cabo las investigaciones y decir ‘hemos decidido poner fin a la violencia, entregamos todas las armas”, dijo en la emisora France Bleu.

Cazeneuve subrayó que aunque “obviamente ningún gobierno puede oponerse” a que armas que se han utilizado en actos violentos sean entregadas, su entrega debe respetar “las reglas judiciales”. “¡Eso se llama Estado de Derecho! Y ningún primer ministro puede afirmar otra cosa”.

El jefe de Gobierno francés afirmó que el desarme no puede producirse de otra manera “porque la fuerza de la democracia, el respeto de los derechos de la persona, es también el respeto del Estado de Derecho en la totalidad de sus principios”.

Cazeneuve destacó que esas armas se utilizaron para cometer “acciones violentas en un Estado de Derecho”, e incidió en que para que la violencia cese ese arsenal debe ser entregado, pero “ante la Justicia”.

Este sábado, el ministro francés del Interior, Bruno Le Roux, ya había avanzado que Francia no negociará con la banda la entrega, y que “sólo la autoridad judicial está habilitada” para hacerse con el arsenal.

El ministro respondió así a Txetx Etcheverry, dirigente del movimiento ecologista y social Bizi!, que pidió a las autoridades de Francia y España negociar la entrega de las armas.

Por su parte el Gobierno Vasco, por boca de su portavoz Josu Erkoreka, pidió cautela a la hora de realizar pronunciamientos. “Sobriedad, contención y prudencia”, recetó en Onda Vasca, para apuntar que en estas gestiones pueden producirse “hechos delictivos”. También reclamó que el desarme sea legal y no se destruyan las armas. “Hemos puesto énfasis en que la operación sea plenamente legal, ya que las armas han podido ser utilizadas para cometer delitos muy graves. Por ello, es preciso que los pasos que se den se realicen con tiento y sin quebrantar lo que establece el ordenamiento jurídico y las exigencias de la justicia”, recalcó. Erkoreka cree que sería un error que las armas se entregaran “achatarradas”.

El Gobierno Vasco se ha mantenido puntualmente informado de las gestiones sobre el desarme y, a su vez, Urkullu se reunió con Rajoy para pedirle colaboración y altura de miras en el cierre de la violencia. Desde el Ejecutivo vasco no entran a detallar si tendrán alguna participación en los próximos movimientos del desarme. Es algo que tampoco están buscando, sino que lo importante para el gabinete de Urkullu es lo que se ha conseguido en las últimas horas: que ETA acepte que su desarme sea de una sola tacada, mediante la entrega y no la destrucción del armamento, y que ese arsenal se entregue a la justicia. Entiende que ya ha hecho su aportación, y recela del clima de agitación que se ha generado estos días porque prefiere la discreción para que el proceso no descarrile.

El grupo de contacto liderado por el abogado sudafricano Brian Currin también regresó ayer a escena para centrar sus peticiones en los gobiernos español y francés, a quienes pidió que “no molesten”. Cabe recordar que, hasta la fecha, todos los intentos de desarme han sido abortados por el Gobierno de Rajoy en colaboración con las fuerzas policiales francesas. Así ocurrió con el primer gesto parcial de desarme con el equipo de Manikkalingam, o con los propios artesanos de la paz de Luhuso que se encargarán otra vez de este proceso. El mediador Alberto Spektorowski pidió a los ejecutivos que, si no se implican, al menos no molesten. En Catalunya Rádio, dejó caer que quizá exista “una aceptación tácita de los gobiernos de España y Francia en dejarlo correr”. En las declaraciones de ambos gobiernos no se atisba ninguna operación en el horizonte, salvo que se cruce la línea roja de la destrucción de armas. - M. Vázquez/Efe