la burbuja continúa deshinchándose

El crédito total a familias y empresas navarras desciende en 2016 por octavo año consecutivo

Los depósitos cubren ya el 99% de los préstamos que tienen concedidos los bancos

Juan Ángel Monreal / Mikel Saiz - Miércoles, 22 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La edificación de nueva vivienda, responsable de buena parte del crédito, crece con lentitud, como en el caso de Lezkairu en Pamplona

La edificación de nueva vivienda, responsable de buena parte del crédito, crece con lentitud, como en el caso de Lezkairu en Pamplona (Cascante)

Galería Noticia

La edificación de nueva vivienda, responsable de buena parte del crédito, crece con lentitud, como en el caso de Lezkairu en Pamplona

pamplona- El globo de la deuda, también conocido como burbuja, continúa deshinchándose, ahora ya lentamente. Familias y empresas de la Comunidad Foral debían a finales de año 15.172 millones de euros a la banca, lo que supone un 2,93% menos que doce meses antes. La caída, la octava consecutiva, es sensiblemente inferior a la registrada en 2015 y se explica por dos tendencias sostenidas en el tiempo.

Por un lado, el nuevo crédito crece, pero lo hace de forma desigual, tal y como explicaba hace unos días Juan Antonio Alcaraz, director general de CaixaBank. Así, las grandes empresas demandan ahora mucho menos dinero que hace una década y disponen de otras formas de financiación, bonos, fundamentalmente, con las que evita a la banca. Y aunque el negocio crece en el caso de las pymes y de las familias, no lo hace con la suficiente intensidad como para compensar el descenso de las grandes compañías, área que durante 2016 registró descensos de hasta el 30% anualizado en algunos meses.

Y junto a esta demanda irregular en el nuevo crédito, las entidades siguen absorbiendo (bien por impagos o bien porque se ha ido devolviendo) el exceso de crédito concedido sobre todo hasta 2008, año en que, con 24.405 millones de euros, tocó su techo histórico. A partir de ese momento, el volumen total de deuda comienza a reducirse. Con cierta lentitud entre 2009 y 2011 (apenas un 6,05%). Y de manera mucho más abrupta (22,75%), durante los tres años siguientes entre 2012 y 2014, coincidiendo con la desaparición definitiva de Caja Navarra y Banca Cívica y el ajuste global de todo el sector financiero español.

Desde 2014 la caída en el crédito total se ha vuelto a suavizar. Y en los dos últimos años experimenta una disminución del 9,02%, hasta los 15.172 millones con los que cerró el año pasado y que coincide con un crecimiento en los nuevos préstamos, si bien la demanda resulta inferior a la que las propias entidades desearían. A la deuda de familias y empresas cabe añadir los 1.155 millones de euros que debe el sector público, que sigue el camino exactamente inverso al privado. Cada vez debe más dinero a la banca 148 millones más que el año pasado (un 14% más), en lo que es solo una parte de su deuda. En total, las entidades financieras tienen prestado 16,327 millones de euros.

El ahorro en forma de depósitos, por el contrario, sigue creciendo, pero no llega a cubrir aún el 100% del dinero prestado. En total, los depósitos suman 16.173 millones de euros, de los que la mayor parte (15.602) proceden del sector privado. Esto significa una cobertura ya superior al 99%. De mantenerse la tendencia, este mismo año el ahorro en forma de depósitos superará a los créditos, algo que no sucede en Navarra desde el año 2004. En el pico de la burbuja inmobiliaria, los bancos tenían prestado en Navarra unos 7.000 millones de euros mas de lo que mantenían en depósitos, una proporción que se mostró alejada de cualquier prudencia.

Los depósitos

4.147

más dinero en cuentas. Los navarros tienen 4.147 millones de euros en cuentas corrientes a la vista, unos 815 millones de euros más que el año pasado.

6.395

Millones en ahorro. Los depósitos en cuentas de ahorro suman unos 975 millones de euros más que el año pasado.

5.059

menos dinero a plazo. Esta fórmula, cuya rentabilidad se ha hundido hasta quedar en apenas el 0,1% de media (inferior incluso en las grandes entidades), ha perdido 1.331 millones de euros en el último año.