a la contra

Mala gente que camina

Jorge Nagore - Miércoles, 22 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 09:04h

Bien, el autobús de los tarados estos que dedican su tiempo, dinero quizá también parte de dinero público, a saber y se sirven de la sociedad para lanzar su desprecio a los que son diferentes a ellos con el consiguiente daño a unas personas que bastante tienen con el proceso de ir aceptando todo lo que les sucede ya ha estado por aquí y ya se le ha hecho la suficiente publicidad como para que para la siguiente le hagamos más. Porque haciéndoles caso y hablando de ellos se les hace publicidad.

Sí, se les hace, mucha. Y es muy necesaria. Porque es absolutamente necesario e imprescindible hablar de esta gente, que sí han elegido ser malas personas, porque eso sí se elige. El género, los genitales, la identidad, no se elige: cómo pasa uno por la vida, sí. Estos han elegido dañar sin más ni más a los demás, que nada les han hecho.

Y por eso es básico hacerles publicidad, porque no son pocos, porque siguen teniendo o muchos adeptos o al menos muchos que les justifican o al menos muchos que callan a su paso, porque sigue habiendo quien cree que esto de la transexualidad es algo de progres o vete a saber qué, porque en esta clase de temas por desgracia suele ser fundamental que unos idiotas malos con avaricia salgan a la palestra para que se haga más visible el asunto de fondo, el tema importante de verdad, el que nos debería ocupar: el apoyo y ayuda a las personas que ya desde niños y niñas viven en un cuerpo que no se corresponde con lo que sienten.

Eso es lo principal y de ahí que sea bueno que haya un polo opuesto tan ruin, aunque a fin de cuentas es solo la punta del icerberg sobre lo que siguen opinando muchas personas e instituciones acerca de todo lo que tenga que ver con la sexualidad siempre y cuando ésta no se ciña a hombre-mujer, matrimonio-hijos y punto o poco más. 40 años de nacionalcatolicismo en vena sí que no se curan rápido y en muchos casos jamás.