Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Galve pide que en el proceso del fin de ETA no se olvide a las víctimas

EFE - Miércoles, 22 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 13:15h

Galería Noticia

PAMPLONA. El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), Joaquín Galve, ha asegurado a Efe que el anunciado desarme de ETA, "como noticia, es buena", pero ha pedido que en este proceso nunca se olvide a las víctimas, "que también son personas que exigen un respeto y un cumplimiento de la ley".

"Hay que tener en cuenta que hay muchísima gente que todavía no sabe quién ha matado a su hijo o a su padre y ésa es una de las cosas que se reivindican y yo creo que con toda razón", ha declarado Galve, que ha recordado que el terrorismo ha dejado "cerca de 900 muertos".

Galve ha afirmado que hay "formas y formas" de hacer un desarme y en ese sentido se ha preguntado "si es cierto o no" que ETA va a entregar todas sus armas el 8 de abril o "va a ser algo similar a lo que se hizo hace pocos años, cuando se mostraron unas pocas armas que luego se llevaron, ante unas personas que habían elegido ellos".

El presidente del TSJN ha considerado que este anuncio de desarme "tiene una finalidad, el acercamiento de los presos o lograr beneficios penitenciarios", que le parece "absolutamente legítimo", pero ha confiado en que los gobiernos español y francés se mantengan siempre dentro de la legalidad.

Galve ha supuesto que "no va a haber una especie de pacto o de convenio extralegal y extrajudicial" de los gobiernos español y francés con las personas condenadas por delitos de terrorismo.

Acerca de la posibilidad de otorgar algunos beneficios penitenciarios tras la disolución de ETA y entrega de las armas, Galve ha apuntado que hay supuestos en los que la ley "es absolutamente taxativa", pero "en muchísimas ocasiones tiene un margen de aplicación y de interpretación".

La propia Constitución, ha recordado, establece que el poder judicial y los jueces tienen la misión de juzgar y de hacer la interpretación de la ley.

Medidas como el acercamiento de presos o la concesión del tercer grado, ha comentado, se inscriben en un ámbito en el que intervienen tanto la Fiscalía como los juzgados de vigilancia penitenciaria y la Audiencia como órgano fiscalizador de las resoluciones en apelación.

Ha aludido al respecto al voto particular emitido la pasada semana por tres magistrados progresistas del Tribunal Constitucional que han considerado, entre otros razonamientos, que al valorar el acercamiento o no de un preso se ha de tener en cuenta también el hecho del fin de los asesinatos de ETA.

"Me parece un argumento que puede ser razonable, defendible como cualquier otro, pero que choca con el argumento de los otros nueve integrantes del Tribunal Constitucional", ha señalado.

En relación a la Audiencia Nacional, el órgano competente para juzgar delitos de terrorismo, ha aseverado que "ha dado un buen resultado" y ha negado que se trate de un "tribunal de excepción", como afirman algunas formaciones políticas.

A la Audiencia Nacional, ha dicho, "no solo llegan delitos de terrorismo de ETA", sino también otros "que desgraciadamente son muy importantes hoy en día", como el terrorismo islámico, tráfico de drogas a gran escala a nivel internacional y otros casos como las "tarjetas black" o la "Gürtel".

La Audiencia Nacional "cumple su papel y dudo mucho de que en este momento esté prevista su desaparición", ha subrayado Galve, que ha matizado que, "a lo mejor, al desaparecer ETA, sí necesita una remodelación, porque quizás en este momento tiene demasiados efectivos".

El presidente del TSJN ha reconocido que casos como los sucesos de Alsasua o los incidentes en el Casco Viejo de Pamplona han abierto un debate sobre la definición del delito de terrorismo, regulado en los artículos 571 y siguientes del Código Penal.

La calificación de terrorismo, ha explicado, "depende de los hechos, de quién los cometa, si está incluido o no en una determinada organización, y sobre todo de cuál es la finalidad" de los actos.

Galve ha asegurado comprender la petición de las familias de que los casos vuelvan a Navarra y no se califiquen como terrorismo, porque "si yo fuera el padre de cualquiera de ellos o el hermano o el abuelo, también lo pediría", pero "que lo pidan otras personas que supuestamente no tienen ningún interés en la cuestión, es lo que ya es más difícil de entender".