Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Ollo recuerda que los derechos “no se pueden parcelar” y pide a upn y pp que dejen de enfrentar a las víctimas

La consejera ve “inaceptable” que se confronte a las víctimas por su signo político
Cree que la oposición, con las reiteradas peticiones de comparecencia, solo quiere “visibilidad”

Andoni Irisarri Javier Bergasa - Miércoles, 22 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar, junto con la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo. En primer término, la bancada de parlamentarios de UPN.

El director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar, junto con la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo. En primer término, la bancada de parlamentarios de UPN.

Galería Noticia

El director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar, junto con la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo. En primer término, la bancada de parlamentarios de UPN.
“Las actitudes partidistas contribuyen al enfrentamiento entre víctimas” “UPN no es ningún obstáculo para la paz por no ir a un acto manipulado” “El acto fue un paso importante para la reconcialición, y por eso lo apoyamos” “UPN y PPN sólo quieren estirar el chicle. No dicen nada nuevo” “Al margen de los nombres, existía un consenso social para amparar el acto” “Este acto, legal y constitucional, era necesario. Pero estuvo mal organizado” “Ollo tiene que dimitir porque ha abierto una brecha irreparable en la sociedad” “El acto y los discursos fueron impecables: todas las víctimas merecen justicia”

pamplona- Ha pasado más de un mes desde que el Gobierno de Navarra, de la mano del Parlamento foral y la Federación Navarra de Municipios y Concejos, celebrase en Pamplona un acto en memoria de las víctimas de la violencia ultra y policial. Pero a día de hoy, el evento, celebrado en cumplimiento de la ley foral y secundado por una abrumadora representación de más de 70 alcaldes de Navarra, sigue sirviendo a UPN y PPN para tratar de torpedear la política de víctimas del Ejecutivo, la dirección general de Paz y Convivencia y, en última instancia, la consejería de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, ostentada por Ana Ollo. Teniendo en cuenta que el acto se celebró el pasado 18 de febrero y que desde entonces el Gobierno ha explicado el evento en sede parlamentaria hasta en tres ocasiones, ya no cabe suponer que las reiteradas peticiones de comparecencia al respecto formuladas por regionalistas y populares respondan a una necesidad de contar con más información. Es más lógico enmarcarlas dentro de lo que ayer, por cuarta vez en el Parlamento, la consejera Ollo vino a llamar “la competición que mantienen UPN y PPN por hacerse visibles”, aunque para ello tengan que enfrentar reiteradamente a unas víctimas con otras.

No en vano, la consejera Ollo dijo que con este tema se corre el riesgo de caer en “el día de la marmota”. Porque en su comparecencia, en la que le acompañó el director general de Paz y Convivencia, Álvaro Baraibar, no dijo nada nuevo. A saber, que el acto no sólo fue legal (estaba amparado por la Ley Foral 16/2015 y contaba con el visto bueno del Tribunal Constitucional, que mantiene el veto sobre la mayor parte de los artículos de la norma, pero no sobre el homenaje), sino que además cumplía, al menos, con un triple objetivo: el del mandato mayoritario del Parlamento exigido a través de una moción en septiembre de 2016, el de formar parte importante de la política de víctimas de la dirección general de Paz y Convivencia, y sobre todo, de saldar una deuda institucional con víctimas como José Luis Cano, Mikel Arregi, Gladys del Estal o Germán Rodríguez, históricamente abandonadas por los anteriores gobiernos regionalistas.

Teniendo en cuenta eso, Ollo defendió el acto como “un compromiso del Gobierno y un deber ético” que no sólo se cumplió por imperativo legal, sino que se hizo con la voluntad de “no marginar ni invisibilizar a ninguna víctima”, sean del 36, del terrorismo de ETA, del GAL o grupos ultras. Lo que pasa es que a estas alturas, la consejera Ollo, y el Gobierno por extensión, ya se ha dado cuenta que ninguna excusa satisfacerá a la derecha, que ha intentado boicotear el acto desde que se conociese la noticia de su celebración. Se vio en el tono de las declaraciones públicas de UPN y PPN desde entonces, en las que tildaban el acto de “insulto a las víctimas de ETA”. También en las preguntas formuladas al respecto en el pleno del día 9, en el del día 23 y en la comparecencia de Barkos. Nada contentó a la derecha, ofendida por lo que consideraban un “homenaje improcedente”. Tantos fueron los intentos de UPN y PPN por impedir el acto que, incluso, terminaron por adherirse a las plataformas ultras que, ante la Audiencia Nacional, pidieron la prohibición y disolución del homenaje por medios policiales.

Consciente de que la oposición “ve como una mentira” cualquier explicación por parte del Gobierno, la petición de Ollo fue tajante y enganchó con la que ya hizo la presidenta Barkos el 23 de febrero. “Si UPN y PPN no quieren trabajar por las víctimas, al menos que no entorpezcan el camino”. Porque a juicio de Ana Ollo, “lo que se está propiciando con estas actitudes partidistas es el enfrentamiento entre víctimas, la contraposición de unas con otras y la determinación de que sean de primera o de segunda dependiendo del signo político del victimario”, algo “inaceptable”

ana ollo

Consejera de Relaciones Ciudadanas

IÑAKI IRIARTE

Parlamentario de UPN

koldo martínez

Portavoz de Geroa Bai

BAKARTXO RUIZ

Parlamentaria de EH Bildu

rubén velasco

Parla

Además, Ollo denunció la lógica que se desprende del discurso de regionalistas y populares, y por la que los homenajes a unas víctimas humillan a otras. “Ustedes hablan como si estuviéramos en dos bandos enfrentados, trasladando esa visión de conflicto y de enfrentamiento al pensar que el reconocimiento a unas víctimas tiene consecuencias negativas en otras”, puntualizó Ollo. “Y eso es absolutamente inaceptable y no supera ningún examen ético porque, sencillamente, los derechos no se pueden parcelar y no se pueden reivindicar para unas personas y negárselos a otras, y menos aún por razones ideológicas. Eso no es demócrata”, concluyó la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales.

incoherencia de upnEl episodio ha evidenciado la falta de coherencia de UPN. Los regionalistas se votaron a favor de la moción del 14 de septiembre de 2016 que pedía la celebración del acto, pero a pocos días del 18 de febrero anunciaron que no asistirían al evento, por considerarlo “improcedente” e hiriente para las víctimas de ETA, desautorizando el voto del parlamentario Iñaki Iriarte en septiembre. Precisamente, Iriarte defendió ayer las posturas regionalistas, y dijo que su partido “no es ningún obstáculo para la paz aunque no se asistiese a un homenaje manipulado”. Si precisamente no asistió su partido, aseguró, es porque “el Gobierno de Navarra ha hecho este acto peor que el Gobierno Vasco, que sí consiguió que fuesen todos los partidos”.

Por parte de Geroa Bai, Koldo Martínez lamentó la “ausencia de UPN y PPN” a un acto “con el que se dieron pasos importantes por la reconciliación”, y que seguirá contando con el apoyo de su sigla. Por parte de EH Bildu, Bakartxo Ruiz consideró que la estrategia de regionalistas y populares no es “sino estirar el chicle al máximo posible” para rentabilizar un episodio concreto que UPN y PPN ya llevan amortizando desde el 9 de febrero, antes de que se celebrase el acto. “Lo mismo que dijeron entonces, lo dicen ahora. Nada nuevo”, apuntó. Rubén Velasco, de Podemos, mantuvo el mismo perfil que en anteriores comparecencias y consideró que existe un “consenso mayoritario” para reconocer a las víctimas que se homenajearon. Una postura parecida a la de Inma Jurío (PSN), quien estuvo de acuerdo en la celebración de un acto que, sin embargo, estuvo “mal organizado”. Beltrán (PPN), a quien no se le puede reprochar la incoherencia de UPN, volvió a pedir la dimisión de Ollo por la celebración del “acto de humillación a las víctimas de ETA” y por “abrir una brecha irreversible en la sociedad”. Por último, José Miguel Nuin (I-E) volvió a recordar que “todas las víctimas son reales y merecen verdad, justicia y reparación”.

día de las víctimas

upn y ppn, sin argumentos

Ausencias en el 10-M. UPN y PPN tuvieron ayer la oportunidad de explicar su deliberada ausencia del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, al que sí se adhirieron el Gobierno de Navarra, el Parlamento, la Federación Navarra de Municipios y Concejos y otras instituciones forales que quisieron brindar 5 minutos de silencio en honor a las víctimas del terrorismo. Iñaki Iriarte (UPN) explicó que su partido no asistió “porque las asociaciones de víctimas del terrorismo están muy enfadadas con este Gobierno”, por lo que “no tenía sentido” la asistencia regionalista. Sin embargo, Ollo recordó que en 2016, UPN sí que se sumó a la misma concentración con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, en el que tampoco hubo representantes de asociaciones de víctimas del terrorismo de Navarra. Más sucinta fue Ana Beltrán, portavoz del PPN, también ausente en la concentración del 10 de marzo. “No asistimos porque no queremos estar en la misma foto que EH Bildu”.