Nacer Bouhanni vencedor de la etapa

Valverde y Froome mandan un aviso a Van Garderen antes de Lo Port

EFE - Jueves, 23 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 18:51h

El ciclista francés del equipo Cofidis, Nacer Bouhanni, celebra su victoria en la cuarta etapa de la Volta Ciclista a Cataluña.

El ciclista francés del equipo Cofidis, Nacer Bouhanni, celebra su victoria en la cuarta etapa de la Volta Ciclista a Cataluña. (EFE)

Galería Noticia

El ciclista francés del equipo Cofidis, Nacer Bouhanni, celebra su victoria en la cuarta etapa de la Volta Ciclista a Cataluña.

IGUALADA. El español Alejandro Valverde (Movistar) y el británico Chris Froome (Sky) atacaron, sin éxito, al estadounidense Tejay Van Garderen (BMC), que se mantiene líder de la Volta Ciclista a Catalunya tras la cuarta etapa, que se llevó, finalmente, el francés Nacer Bouhanni (Cofidis) al esprint.

Antes de la decisiva etapa de mañana con final en Lo Port, el murciano, cuarto en la general, y el británico, quinto, pusieron a prueba a Van Garderen con un latigazo en el descenso del Turó del Puig, situado a 13 kilómetros de la meta de una etapa que se redujo cerca de 60 por la nieve que caía en Llívia (Girona).

Con el pelotón reagrupado a 5 kilómetros de meta, fue cuando la etapa se decidió para los velocistas y, en ese terreno, Bouhanni, que en la Volta del año pasado ya ganó dos etapas, fue el más veloz en Igualada (Barcelona).

Así las cosas, todo sigue igual en la clasificación general con Van Garderen líder con 41 segundos de ventaja con respecto a su compañero de equipo, Samuel Sánchez, y 44 sobre Geraint Thomas (Sky), segundo y tercero, respectivamente.

Le siguen de cerca, Valverde (45 segundos) y Froome (49 segundos), mientras que el español Alberto Contador afronta la etapa decisiva de mañana con una desventaja de 1 minuto y 13 segundos.

Todo sigue igual, a pesar de las muchos movimientos que acontecieron en la cuarta etapa, el primero la modificación de la salida a causa de la nieve.

Tras escalar el miércoles La Molina, la nevada que cayó durante la noche en el valle de la Cerdanya, en el Pirineo oriental, se mantuvo durante las primeras horas de la mañana.

En Llívia (Girona), el punto de partida de la cuarta etapa, la nieve también hacía acto de presencia, aunque no llegó a cuajar en el asfalto.

No obstante, la dirección de carrera y los equipos consensuaron acortar el recorrido. El pelotón salió, finalmente, desde Montferrer (Lleida), 58,2 kilómetros más adelante del punto de salida, donde los ciclistas llegaron en autobús.

Sin nieve y con el sol luciendo con más fuerza a medida que la carretera se alejaba de los Pirineos, el pelotón se enfrentaba ahora 134 kilómetros relativamente tranquilos, con el Turó del Puig, de segunda categoría, como principal escollo a trece kilómetros de la meta situada en Igualada (Barcelona).

Antes, cinco valientes entre los que se encontraba el español Diego Rubio (Caja Rural), quien en la tercera etapa con final en La Molina también se animó a despegarse del gran grupo, protagonizaban la escapada inocente del día.

El pelotón, con los equipos de los velocistas marcando el ritmo, no se asustó, consciente de que más temprano que tarde daría caza a los escapados.

Y eso que una caída masiva a 32 kilómetros de meta tras una rotonda que afectaba, entre otros, al jefe de filas del Katusha, Ilnur Zakarin, daba algo de esperanzas a los escapados.

Pero, finalmente, la velocidad de crucero del gran grupo engullió al colombiano Juan Osorio (Manzana Postobon), último superviviente, a 16 kilómetros de meta.

Subiendo al puerto del día, lo probaron sin suerte Romain Bardet (AG2R) y Dan Martin (Quick-Step) poco antes de que el español Marc Soler (Movistar), una de las sensaciones de esta Volta, se lanzara con un ataque en el descenso, al que se sumaron Chris Froome, Alejandro Valverde y David Gaudu (FDJ).

Su aventura duró 5 kilómetros, aunque el susto quedó en el cuerpo de Tejay Van Garderen. Finalmente, Bouhanni, al esprint, fue el más rápido y sumó en su palmarés la tercera victoria de etapa en la ronda catalana.

Después de una día para los velocistas, mañana se prevé que los gallos del pelotón vuelvan a aparecer en escena para discutir el liderato de Tejay Van Garderen.

Las carreteras de Tarragona acogerán una jornada de 182 kilómetros, con el coloso de Lo Port, de categoría especial, como gran colofón.

En los 8 kilómetros de ascensión, con rampas máximas del 20 %, Geraint Thomas, Alejandro Valverde, Chris Froome y Alberto Contador, entre otros favoritos, deberán mover la carrera para discutir la ventaja de Van Garderen que, de mantener mañana el maillot de líder, lo tendrá todo a su favor para conquistar la 97ª edición de la Volta.