Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Confirman una condena por abusos a su hijastra hace una década

El TS desestima el recurso del acusado, al que le imponen dos años de cárcel por los hechos de 2005

Enrique Conde - Jueves, 23 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

pamplona- La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado una sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra que condenó a un hombre a dos años de prisión por los abusos sexuales sobre una menor, hija de su pareja y ahora ya mayor de edad, a la que tendrá que indemnizar con 5.000 euros. El acusado había recurrido su condena al Supremo, pero este ha rechazado los motivos que alegó. La Audiencia fijó que tras cumplir la pena de cárcel, afrontará otros tres años de libertad vigilada.

La sentencia relataba cómo el procesado, W.A.G.T., de 46 años, nacido en Ecuador y vecino de Pamplona, residía en la capital navarra con su pareja sentimental y las dos hijas de esta. La víctima, ahora mayor de edad, denunció hace un par de años unos hechos que decía que habían ocurrido una década antes en el domicilio familiar. Cuando tenía siete u ocho años y la familia se ausentó para acudir a un oficio religioso, quedándose solos los dos, el procesado llevó a la menor a una habitación y abusó de ella. La niña no relató lo sucedido porque su madre “estaba muy enamorada del procesado”. En Sanfermines de 2014 se lo contó a una amiga y, en 2015, a su hermana. La menor sufre síntomas de ansiedad y depresión, detectados en el informe forense, que le daba alta credibilidad a su versión.

El acusado recurrió alegando que no se concretaban la fecha de los hechos denunciados. Para el Supremo “resulta obvio la intrascendencia de que la menor tuviera 7 u 8 años, 8 o 9, ya que tal divergencia carecería de toda incidencia en relación al resultado final, y lo mismo puede decirse en relación a que no se precise el día concreto en que ocurrieron los hechos, más allá de que fuesen un lunes”. El Supremo recuerda que hay que tener en cuenta que la víctima “comentó los hechos por primera vez en los Sanfermines de 2014, cuando ella tenía 16 o 17 años, por ello la indeterminación de la fecha tiene una explicación razonable por el tiempo transcurrido”.

El encausado también expuso entre sus argumentos que “él estaba trabajando” el día que se denuncia que ocurrieron los hechos, “alegando que es imposible que los hechos ocurrieran un lunes por la tarde, porque él trabajaba todos los días y ese día -ese lunes- estaba trabajando”. La Sala relata que el informe de la vida laboral del recurrente “carece de todo detalle a los efectos de lo interesado por él en relación al trabajo de un lunes del año 2004 o 2005”.

El Alto Tribunal añade que la declaración de la víctima “aparece apoyada y corroborada en una serie de hechos: el relato un año antes de la denuncia a su amiga, la declaración coincidente con su hermana sobre el acusado de que este era pesado (les tocaba el culo con excusas vagas o les miraba el pecho) con ellas y esta declaró en la denuncia que incluso en una ocasión se despertó con el recurrente tocando sus pechos y diciéndole que a modo de justificación que solo le estaba colocando la blusa que se le subió al dormir”. El Supremo, al igual que la Audiencia, absuelve al acusado del delito de agresión sexual por penetración porque “no hay una afirmación clara y rotunda de la víctima de que existiera la misma en la descripción del acto” teniendo en cuenta que era una niña de 8 o 9 años.