Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
amenazas al expárroco de tajonar (aranguren)

Uno de los extorsionadores de curas tiene una causa abierta en Gipuzkoa por hechos similares

El rumano Florin T. está acusado en Azpeitia de coaccionar a un sacedorte

Jesús Morales - Jueves, 23 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Acceso al juzgado de Azpeitia.

Acceso al juzgado de Azpeitia. (D.N.)

Galería Noticia

Acceso al juzgado de Azpeitia.

PAMPLONA- Un juzgado de Azpeitia (Gipuzkoa) ha instruido una causa judicial contra al menos uno de los ciudadanos rumanos acusados de extorsionar a curas navarros, Florin T., quien está acusado de cometer unos hechos similares contra un sacerdote guipuzcoano, al que habría coaccionado o amenazado a cambio de dinero empleando un modus operandi parecido al usado en la Comunidad Foral por él y sus compinches.

En Navarra, Florin T., junto a una hermana y su cuñado, que está en paradero desconocido, se encuentran imputados por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aoiz por un delito de extorsión en el seno de una organización criminal por haber amenazado al expárroco de Tajonar (Valle de Aranguren) con difundir una fotografía comprometedora con un menor de 17 años de edad, también hermano suyo.

En el caso investigado en Gipuzkoa, según fuentes consultadas por este periódico, los hechos también tienen como víctima un sacerdote de una parroquia situada en el partido judicial de Azpeitia, quien habría sido coaccionado o amenazado a cambio de dinero por Florin T., uno de los extorsionadores implicado en Navarra. El caso se remontaría a los hechos denunciados en la Comunidad Foral, donde únicamente hay una causa judicial abierta, la que afecta al expárroco de Tajonar.

Este cura denunció a la Guardia Civil que fue obligado a entregar desde el 19 de enero de 2016 hasta principios de febrero de 2016 unos 39.000 euros, bajo continuas amenazas de poner en conocimiento del obispo, la policía y los medios de comunicación, una fotografía que se le había tomado en su domicilio en Mutilva en posición de arrodillado y con su cabeza a la altura del miembro viril de Emanuel T., en una situación que el denunciante mantiene que fue provocada de forma deliberada por el menor.

Las investigaciones practicadas por la Guardia Civil arrojaron la implicación en los hechos de dos hermanos del chico, Florin T. y Daniela T., quienes serían las personas que habrían efectuado al sacerdote llamadas amenazantes entre los días 20 y 25 de enero exigiéndole 30.000 euros para no divulgar la foto y habrían acudido a la estación de autobuses de Pamplona en donde el menor se citaba con la víctima para las entregas de dinero.

La juez destaca que en toda la actuación policial se constata que los investigados “actúan de forma coordinada distribuyéndose las funciones, captando unos a la víctima, valiéndose de un menor para la extorsión inicial, otros haciendo las llamadas, y/o acudiendo a las recogidas del dinero y a efectuar los actos extorsionadores, para lo que no dudan como en el caso de autos, en acudir también al entorno de la víctima (hermana, vecino etc.)” para conseguir su objetivo.