BALANCE ANUAL

1.834 personas usaron en 2016 servicios del albergue de transeúntes de Pamplona, 51 menos que en 2015

EP - Jueves, 23 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 12:52h

Centro de Atención a Personas sin Hogar, ubicado en Trinitarios.

Centro de Atención a Personas sin Hogar, ubicado en Trinitarios. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Centro de Atención a Personas sin Hogar, ubicado en Trinitarios.

PAMPLONA. El Centro de Atención a Personas sin Hogar del Ayuntamiento de Pamplona y sus programas diseñados por el servicio de Alta Exclusión del Área de Acción Social y Desarrollo Comunitario fueron utilizados en 2016 por 1.834 personas diferentes, 51 menos que en 2015.

Así, estas cifras avalan una tendencia continua de disminución del número de atendidos, aunque éstos lo son de forma más intensiva, tendencia que comenzó en 2013 al equiparar las plazas disponibles para usuarios itinerantes y empadronados, ha explicado el Consistorio pamplonés en una nota.

De esas 1.834 personas, los programas de alojamiento de itinerantes y empadronados, además de la 'Atención en calle' supusieron la intervención sobre 1.561 personas diferentes. De ellas, un 11,4% fueron mujeres, una tendencia que se ha ido incrementando paulatinamente.

Por edades, el usuario tipo se encuentra entre los 35 y los 54 años (un 63% del total), pero destaca el aumento de personas atendidas por los programas de Alta Exclusión en la franja de edad de 18 a 24 años hasta llegar a representar un 5,7% del total. Del conjunto de usuarios de esos tres programas, 700 tenían nacionalidad española (44,9% del total).

El Centro de Atención a Personas Sin Hogar del Ayuntamiento de Pamplona se encuentra en la avenida de Guipúzcoa (Trinitarios) y alberga 25 plazas para itinerantes y 25 para personas empadronadas en la ciudad. Este servicio está complementado por el comedor municipal (Oscus de la calle Navarrería) y ambos recursos, junto con el protocolo por ola de frío y el 'Programa de alojamiento en establecimientos hosteleros o pensiones' de la ciudad, se encuentran regulados en la Ordenanza municipal de Alta Exclusión.

Hay además otras posibilidades disponibles para dar respuesta a estas situaciones de exclusión severa como la intervención educativa que se presta a través de la 'Atención en calle' o los billetes de autobús gratuitos para desplazarse a otros puntos de Navarra o comunidades limítrofes, ha explicado el Ayuntamiento.

PERSONAS ITINERANTES Y EMPADRONADOS

Desde el punto de vista del alojamiento, y respecto a 2015, en 2016 ha descendido ligeramente el número de personas itinerantes (desde los 1.374 hasta los 1.359), lo que supone un 1,09% menos, que, no obstante, es un porcentaje de descenso mucho menor que en años anteriores.

También bajan las largas estancias desde los 11,7 días de 2015 a los 9,8 días de 2016. La media de itinerantes en el centro en 2016 se estableció en 15,3 personas por día. El programa acogió 59 nacionalidades distintas siendo mayoritaria la española, con una representación de un 45,6% de las personas beneficiarias, seguida por la marroquí (16,2%) y la rumana (9,1%).

El número de personas empadronadas en el programa, sin embargo, se mantiene en torno a los 60-65 desde 2014 y, en este perfil, las estancias también han sido más cortas. En 2015, 10 personas pasaron más de 6 meses en este recurso. En 2016 solo lo hicieron 5 personas. De nuevo, casi el 50% de ellas fueron de nacionalidad española (un 49,2%). La siguiente nacionalidad, a gran distancia, es la argelina, con un 15,6%.

Por otro lado, esta tendencia al descenso no se está manteniendo en el primer trimestre del 2017. Si en 2015 la cifra media de personas usuarias por noche en el servicio llegó a 35, durante el 2016 bajó a 30 personas y en lo que va de año la media ha ascendido a 45 personas por noche.

EDAD Y GÉNERO

Por otro lado, el Consistorio ha detallado que se está agudizando la situación de la franja de edad de 18 a 24 años que desde 2012 no ha parado de crecer, hasta llegar a un 9,5% del total de personas empadronadas (como referencia en 2012 era de un 3,41%). Esta situación tiene la complejidad añadida de que los jóvenes comparten espacios con personas en situaciones vitales muy diferentes y con trayectorias de exclusión cronificadas y muy prolongadas. En el programa de itinerantes el porcentaje de esta franja de edad es mucho menor, el 5,7%.

Por género, aunque el usuario-tipo del centro es hombre, destacan en los últimos años la presencia estable de un 10% de mujeres en itinerantes. Entre las usuarias empadronadas, sin embargo, la tendencia es al alza. Como ejemplo en 2016, partiendo del 13% del año anterior, llegó hasta el 14%.

El perfil de personas 'sin hogar' no sólo está vinculado a los recursos económicos personales. En general son personas que tienen como sustento habitual pensiones muy bajas y, en algunos casos, sobreviven practicando la mendicidad. Habitualmente, además, carecen de recursos personales y de apoyos para hacer frente a las necesidades vitales (salud, vivienda, manutención), por lo que raramente acceden a los circuitos sociales de atención establecidos para toda la población.

CLIMATOLOGÍA Y ATENCIÓN EN LA CALLE

El sistema reactivo de 'Ola de frío,' establecido desde 2012, y concebido para paliar las bajas temperaturas, cambió en noviembre de 2015 su protocolo para abrir el centro de forma continua con independencia del termómetro, entre los meses de noviembre y marzo.

Si en 2015, dentro de este sistema de emergencia, se atendió a 206 personas diferentes durante las 116 noches en que se activó el protocolo, el pasado año por este protocolo entraron en el centro 275 personas (un incremento de un 26%) en las 159 noches de activación (43 noches más).

Los programas de Alta Exclusión incluyen el servicio de 'Atención en calle', en el que educadores sociales apoyan los procesos de estas personas acompañándolas en los diferentes espacios donde se mueven y coordinando su intervención con la de todos los servicios que las atienden.

El colectivo 'sin hogar' normalmente desconoce la existencia de recursos básicos de subsistencia (programas de renta garantizada, ayudas extraordinarias) y, aún menos, acceden a programas para lograr un empleo (bolsa de empleo, cursos de formación laboral).

En 2016 los educadores realizaron 2.476 intervenciones con 137 personas usuarias (4 personas menos que en 2015 y 10 más que en 2014). Casi la mitad de la población atendida, el 48,9% de los usuarios tenían nacionalidad española. De nuevo en este programa se aprecia un rejuvenecimiento entre las personas usuarias ya que en 2016 la franja de 18 a 24 años más que duplicó su presencia en este programa, pasando de un 3,5% sobte el total a suponer el 8%.

Finalmente, desde el Área de Acción Social y Desarrollo Comunitario también se contempla la posibilidad de facilitar billetes de autobús para desplazamientos fuera de la ciudad, dada la itinerancia de estas personas. El año pasado fueron 997 billetes, frente a los 1005 del año anterior. Los destinos más solicitados fueron Zaragoza, San Sebastián y Vitoria.