VW Navarra gana 74,5 millones netos en 2016, su mejor resultado

Las menores amortizaciones y el control del gasto elevan un 22,5% el beneficio neto de la factoría

Las ventas caen un 2,2% en vísperas del lanzamiento de A07, que dispara las inversiones

Juan Ángel Monreal - Viernes, 24 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

De izquierda a derecha: Ramón Bultó, director del Área Técnica de Producto;Alfredo Morales, presidente del Comité de Empresa;Susanne Dellit, directora de Recursos Humanos;Emilio Sáenz, presidente de

De izquierda a derecha: Ramón Bultó, director del Área Técnica de Producto;Alfredo Morales, presidente del Comité de Empresa;Susanne Dellit, directora de Recursos Humanos;Emilio Sáenz, presidente de

Galería Noticia

De izquierda a derecha: Ramón Bultó, director del Área Técnica de Producto;Alfredo Morales, presidente del Comité de Empresa;Susanne Dellit, directora de Recursos Humanos;Emilio Sáenz, presidente de

pamplona- A solo tres meses de lanzar la nueva generación del Polo y a poco más de un año de empezar a fabricar el deseado nuevo modelo, Volkswagen Navarra presentó ayer los mejores resultados de su historia. Con un beneficio neto de 74,5 millones de euros, la factoría navarra aprovechó una mejoría en los costes y un menor peso de las amortizaciones para presentar un resultado neto que mejora en un 22,5% el conseguido el año pasado.

La principal fábrica de Navarra, que cerró el año con 4.547 empleados y 296.800 coches ensamblados, no firmó su ejercicio más brillante en cuanto a producción, con un leve descenso del 2,2% en las ventas totales, que quedaron en 2.911,5 millones de euros. La mayor parte de estos ingresos, el 95%, se corresponden con la venta de coches pero un 5% procede de una actividad de la que se habla mucho menos: la venta de componentes y recambios. Es decir, Volkswagen Navarra factura casi 150 millones de euros por la venta de piezas.

No solo el resultado neto es el mayor de la historia. Las inversiones, con 165,81 millones de euros, se sitúan como las segundas más altas, solo por detrás de las que recibió la fábrica en 2001l. En esta ocasión, la mayor parte del dinero tiene como destino la adaptación de la fábrica al nuevo Polo. La planta navarra recibirá unas inversiones de más de 900 millones de euros para afrontar tanto este reto como el lanzamiento del segundo modelo, un pequeño todoterreno.

El anuncio, confirmado en junio de 2016, marca un ejercicio muy importante para la planta de Landaben, cuya plantilla a final de año era la más elevada desde el año 2011, cuando se batieron todos los registros de producción. La llegada de un segundo coche a partir de 2018 -será la primera vez desde que se fabrica el Polo que este no sea el único coche- debería suponer la creación de cientos de puestos de trabajo. La plantilla media a lo largo del año se situó en 4.507 personas (3.410 de mano de obra directa), ligeramente por encima de los datos de 2008 (4.457). Para hacer frente a la producción hubo que contratar personal eventual.

Durante 2016, el Volkswagen Polo fue, un año más, el modelo más producido y exportado de España, con 296.800 unidades fabricadas en 2016. Además, fue el tercer modelo más vendido en el mercado europeo y se situó en el top ten de matriculaciones en el mercado español, con 25.424 unidades y un incremento del 1,2% respecto al año anterior. En total, el 91,5% de su producción que salió de la cadena fue destinada a la exportación, con un 8,5% de su fabricación dedicada al mercado nacional.

Entre las exportaciones, Alemania fue el primer destino del Polo fabricado en Pamplona, con un 19,5% de la producción, seguido de Italia, con un 13,6%, y Francia, con un 13,3%. A continuación, en cuarto lugar, se situó Turquía, con un 9,2%. En plena crisis del diesel, el 77% de los Polo fabricados en Volkswagen Navarra durante el año pasado estaban equipados con motores de gasolina y el 21% de la producción correspondió a versiones equipadas con el cambio automático secuencial DSG.