Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra paga por la deuda del Estado casi el doble que hace 7 años

Las arcas forales han pasado de contribuir con 70 millones en 2010 a consignar 130 en 2016

Andoni Irisarri - Viernes, 24 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

El consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu.

El consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu. (Parlamento de Navarra)

Galería Noticia

El consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu.

pamplona- El disparatado aumento de la deuda pública española desde el estallido de la crisis ha provocado que, en la actualidad, Navarra tenga que consignar 130 millones, prácticamente el doble de dinero que en 2010, para contribuir a sufragar los compromisos adquiridos por el Estado español y de los que no participa la Comunidad Foral.

Es la cifra hasta la que ha ascendido el pago que, vía aportación del Convenio, realiza todos los años la Hacienda Foral, y que también consigna entre las competencias no asumidas por Navarra el 1,6% correspondiente al pago de los intereses de una deuda a la que no contribuye la Comunidad Foral por sus competencias en material fiscal y financiera.

Por esta razón, el consejero de Hacienda del Gobierno de Navarra, Mikel Aranburu, aprovechó ayer la sesión de control del Parlamento para abrir el debate sobre esta carga financiera que asume Navarra a través del Convenio Económico. Aranburu indicó que “el crecimiento desorbitado de los programas de deuda pública del Estado” en estos últimos años “ha crecido desorbitadamente”, lo que ha obligado a consignar más dinero en la aportación del Convenio Económico para hacer frente a las obligaciones que a Navarra le toca asumir en esa parcela.

El titular de Hacienda indicó que “si en 2010 el efecto en nuestra aportación era de 70 millones, ahora estamos hablando de 130”. Esto provoca que, antes o después, se vaya a tener que abrir el melón de la financiación para poner coto a una situación que, al menos por el momento, se seguirá produciendo. Sobre todo, porque la obligatoriedad de asumir los costes de la deuda española es algo específicamente dispuesto en la Ley del Convenio, y su replanteamiento tendría que abordarse en una negociación alternativa a la que, por ejemplo, equipos técnicos de la Hacienda Foral y la Administración General del Estado están celebrando ahora para negociar el año base del quinquenio 2015-2019. Mikel Aranburu se hizo cargo de que el tema “es algo complicado”, pero trató de explicar que la comisión coordinadora que está llevando a cabo las negociaciones del el Convenio no tiene la capacidad para determinar las cargas financieras de Navarra. Es decir, ahora no se está hablando de si se tiene que pagar, o no, la deuda de España. Esa sería otra negociación. Lo que la comisión coordinadora está discutiendo ahora son “los flujos financieros de acuerdo con la aportación del quinquenio 2015-2019, donde no entra esa parte”. “Esa parte”, en referencia a la deuda, se tendría que ver en una comisión negociadora para actualizar la Ley del Convenio, primero en el Parlamento de Navarra y después en las Cortes Generales.

“abrir el debate”En respuesta a una pregunta formulada por Podemos, Aranburu dijo que sería “interesante” abrir el debate sobre “la carga financiera de la deuda pública del Gobierno central”, que “nos corresponde a nosotros por algo que no ha financiado los gastos públicos de la Comunidad Foral”.

Explicó que, Navarra, “como tal”, no hace “aportaciones a la deuda del Estado”, pero “las cargas por las competencias no asumidas sí que incluye el cálculo de los intereses de la deuda pública estatal”. Remarcó que sería interesante abrir el melón en la comisión negociadora porque “la carga financiera de la deuda pública del Gobierno de España, que es una exageración (1 billón y 139.000 millones de euros de intereses), nos corresponde a nosotros por algo que no ha financiado los gastos públicos de la comunidad”. Un debate que, no obstante, todavía está sin acometer.