El club tendrá que abonar otros 31.500 euros

Hacienda reclama al Izarra

segunda b el club estellés, uno de los afectados, tendrá que abonar otros 31.500 euros complicando cada vez más su viabilidad en la categoría

R. Usúa - Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Asistentes a la asamblea del CD Izarra de ayer en las instalaciones de Merkatondoa.

Asistentes a la asamblea del CD Izarra de ayer en las instalaciones de Merkatondoa. (JUAN ARTEAGA)

Galería Noticia

Asistentes a la asamblea del CD Izarra de ayer en las instalaciones de Merkatondoa.

estella-lizarra- El Club Deportivo Izarra convocó ayer por la tarde a sus socios a una asamblea extraordinaria con dos puntos importantes en el orden del día. Por un lado, la regularización de pagos a la Hacienda Foral, que tras una inspección de IRPF, IVA e Impuesto de Sociedades de los últimos cuatro años reclama ahora al club estellés una cantidad que se aproxima a los 31.500 euros.

Por otro lado, se abordó también el futuro de la entidad, ya que en los dos próximos ejercicios el Izarra tiene que hacer frente a pagos importantes por la reclamación -de manera retroactiva- que en 2013 hizo Hacienda por el IVA de los patrocinios (112.000 euros a pagar en cinco años). A eso hay que sumar la nueva reclamación de 31.500 euros, a pagar también en 5 años, más los gastos de una asesoría que se van a ver obligados a contratar.

El presidente del CD Izarra, Alfonso Canela, se quejó ayer de las dificultades crecientes a las que se enfrentan los clubes navarros (también se han visto afectados por la inspección el Tudelano o la Peña Sport), y sobre todo de que, ante las nuevas exigencias fiscales, se les reclame el dinero con carácter retroactivo, de los últimos 4 años.

En el caso del Izarra, el próximo ejercicio tendrá que pagar unos 33.000 euros de la reclamación de 2013 más 6.500 de la última -unos 40.000 euros-, y al año siguiente unos 30.000. “Si le sumamos que vamos a tener que contratar una asesoría que lleve todo, porque cada vez hay más exigencias y más burocracia, hablamos de que hay que tener un superávit de 60.000 euros cada temporada;van a ser dos años muy difíciles”, explica Canela, que además recuerda que no hay relevo para la directiva tras la renuncia de un grupo de socios.

Por eso, o se consiguen 60.000 euros más de patrocinio el año próximo (casi imposible), o aumentan las ayudas institucionales o, como tercera opción, se rebaja la masa salarial de la plantilla en esa cantidad, “lo que sería condenarnos a Tercera ya en septiembre”. Y eso que ahora mismo es el penúltimo club en presupuesto de todo su grupo de Segunda B con unos 200.000 euros, solo por delante de la Mutilvera. Aun así, el equipo está brillando en lo deportivo y es octavo con 41 puntos, a 4 de la salvación.