Roma se blinda

escenario de los actos conmemorativos, extrema las medidas de seguridad ante posibles disturbios o ataques terroristas

Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

roma celebra hoy el 60 aniversario de la actual Unión Europea con una cumbre de sus líderes que transcurrirá entre potentes medidas de seguridad que ayer comenzaron a implantarse ante la amenaza terrorista y el riesgo de disturbios.

En la mañana de hoy la sala de los Horacios y de los Curacios del Campidoglio, sede del ayuntamiento romano, revivirá sesenta años después la firma de los Tratados de Roma por parte de la Alemania Federal, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

Para conmemorar esta efeméride Roma acogerá una cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que, sin embargo, no contará con el Reino Unido, que solo cuatro días después dará inicio al proceso que llevará a su desconexión del resto del continente.

Las autoridades europeas comenzarán a llegar a la plaza del Campidoglio a primera hora de la mañana, una hora antes de que dé inicio la cumbre, en la que se firmará una declaración conjunta sobre el futuro del bloque. Ante esta cita las autoridades italianas han puesto en marcha un imponente dispositivo de seguridad que supondrá el despliegue de 7.000 agentes, entre policías, cuerpos militarizados, antidisturbios, francotiradores, con controles a pie de calle y unidades caninas. El objetivo es brindar la máxima seguridad, no solo en los lugares donde se celebrará la cumbre sino también en los concurridos puntos turísticos, por lo que además se cerrarán las paradas de metro del Coliseo, de plaza de España y de plaza Barberini. El espacio aéreo sobre Roma permanecerá cerrado, con excepción de los vuelos comerciales, los de Estado y los de los servicios de emergencia.

Los controles serán más estrictos en los alrededores del palacio del Quirinale, sede de la jefatura del Estado, y del Campidoglio, y en este último punto no se permitirá el paso de peatones o el tránsito de vehículos y se retirarán los contenedores.

El Ministerio del Interior ha reforzado la seguridad por el temor a un atentado terrorista y con la pretensión de aplacar o al menos reducir la posibilidad de que en las manifestaciones que recorrerán hoy Roma se infiltren grupos de violentos. - Efe