A la contra

Implosión

Por Jorge Nagore - Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Supongo que en algunas redacciones de Madrid y de más cerca, incluso en los cerebros de bastantes ciudadanos de allí y de aquí, ayer se produjo alguna implosión neuronal cuando se enteraron de que la Audiencia de Navarra no considera terrorismo la agresión de Alsasua y pide que los hechos se juzguen aquí y no en Madrid, donde no pintan nada, como no pintan nada en la cárcel quienes están en la cárcel por aquello. Que esto lo lleven meses afirmando juristas y miles de seres normales y corrientes, esas redacciones y esas mentes lo asumen y hasta celebran, en la medida en que queriendo o sin querer y en lo que atañe a esta clase de cuestiones son mentes de niños de 4 años -que al que no considera que eso sea terrorismo directamente le acusan de estar con los agresores, un silogismo tan estúpido como falso en la inmensa mayoría de los casos- o cerebros a los que la justicia les importa una mierda cuando se manipula hasta la vergüenza con tal de impartir venganza sobre quienes no se tiene que impartir por sucesos infinitamente más duros y tristes sufridos y soportados durante décadas con ETA como la máxima y principal causante. Pero que sea toda una Audiencia Provincial de Navarra la que estime el recurso de los 9 investigados y refute clara y muy racionalmente la calificación de terrorismo imagino que no entra dentro de los parámetros de muchos, acostumbrados a dividir la vida exclusivamente en dos bloques y a que todo se circunscriba a esos dos tipos, sin grises o matices de ninguna clase y mucho menos cuando esos grises provienen de toda una institución judicial. Pero también imagino que habrá quien tras esto sea capaz de comprender y sentir que estar a favor de lo que ha dicho la Audiencia no es estar a favor de lo que sucedió allá, lo que es tan necesario y de esperar como que nadie crea tener derecho a untar a hostias a quien no le cae bien.