Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Muniáin cree que es “de sobrino tacaño” criticar la losa del endeudamiento

Relativiza el agujero que dejó UPN en las arcas y dice que el Gobierno “no valora las cosas buenas” como Itoiz o la A-12

Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

“El Gobierno sólo se queja de las cosas malas y no valora las buenas” “No se puede fardar de herencia cuando las obras de UPN nos han hipotecado” “El mensaje de UPN es: ajo, agua, a pagar y a callar mientras manden ellos” “Las gestiones anteriores permiten ver qué es lo que no hay que hacer”

pamplona- El turno de réplica de UPN evidenció por qué, cuando todavía quedan dos años de legislatura, el partido regionalista ha decidido replegarse ya en el discurso identitario. Hablar de banderas y símbolos es infinitamente más cómodo que hacerlo sobre gestión, deuda o lo que, directamente, muchos de los portavoces del resto de fuerzas vinieron a tildar de “pufos” durante la época regionalista. La prueba más evidente se pudo ver ayer, cuando Sánchez de Muniáin (UPN) tuvo que defender a su partido en una comisión de Hacienda en la que, sobre todo, se habló de la losa en forma de deuda (de 3.322 millones) gestada en la última década de mandatos de UPN, y que lastrará a Navarra durante muchas generaciones.

juan luis sánchez de muniáin

Parlamentario de UPN

jokin castiella

Parlamentario de Geroa Bai

maiorga ramirez

Parlamentario de EH Bildu

mikel aranburu

Consejero de Hacienda

En su turno de intervención (fue el segundo en hacerlo, tras la solicitante, Laura Pérez, de Podemos), Sánchez de Muniáin mantuvo una actitud huidiza y se mostró incómodo en una comisión en la que los datos del consejero evidenciaron la responsabilidad de los regionalistas en el aumento de la deuda. Tanto fue así que quien fuera vicepresidente con Yolanda Barcina renunció a rebatir los argumentos de Aranburu. El regionalista asumió que la deuda es herencia de su partido, pero vino a decir que los 3.322 millones no son para tanto y que el Gobierno de Navarra está actuando “como ese sobrino tacaño que sólo se queja de las cosas malas y no valora las cosas buenas”. Cosas buenas que Sánchez de Muniáin resumió en infraestructuras como la Autovía del Camino (por la que hay que pagar un canon anual de 40 millones), el pantano de Itoiz o el Canal de Navarra, por el que también se paga un sobrecoste de 16 millones.

La intervención del regionalista no pudo pasar desapercibida para el resto de portavoces, especialmente para los dos grupos más importantes del cuatripartito. Jokin Castiella (Geroa Bai) dijo que UPN tiene complicado “fardar de herencia” cuando “los peajes en la sombra, que pagaremos hasta el año 2039, o los cánones del Canal nos están hipotecando”. Maiorga Ramirez (EH Bildu) consideró apropiado cuestionar si las “ruinosas” herencias de UPN “son legítimas” y dudó de las convicciones democráticas de los de Esparza. “El mensaje de UPN es ajo, agua, a pagar y a callar mientras ellos manden”. Incluso el consejero Aranburu bromeó con que, en la vida civil, una persona puede renunciar a una herencia si esta es ruinosa, algo que no pasa con las Administraciones: “Aunque ver las malas gestiones anteriores me viene muy bien para saber qué es lo que no hay que hacer”, añadió.

debate sobre la legitimidadQuizá por haber intervenido la primera y no haber tenido ocasión de escuchar la inverosímil perorata de Muniáin, Laura Pérez (Podemos) planteó que la deuda “antes de pagarla habrá que auditarla” para ver si alguna parte de la “terrible herencia que el tripartito ha dejado” en Navarra puede declararse como “ilegítima”. Una postura que Ainhoa Unzu (PSN) criticó por “simplista”, ya que a su juicio “si se han elegido a unos representantes y se ha tomado la decisión por medios legales, es legítima”. Por el contrario, José Miguel Nuin (I-E) dijo que frente a la “crisis de deuda hay que reestructurar el sistema fiscal”. Además, en cuanto a la legitimidad o no, consideró que es un concepto que está “de absoluta actualidad” y que es normal que la sociedad lo reclame”. El PPN no asistió a la comisión. - A.I.R.