Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Ianire Estébanez, experta en violencia de género

Internet, espejo de una sociedad violenta

La experta Ianire Estébanez insta a quitar el foco de la tecnología al hablar de ‘ciberviolencias’

Un reportaje de Leticia de las Heras. Fotografía Javier Bergasa - Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Ianire Estébanez, durante su intervención ayer en el Parlamento de Navarra.

Ianire Estébanez, durante su intervención ayer en el Parlamento de Navarra. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Ianire Estébanez, durante su intervención ayer en el Parlamento de Navarra.

Amenudo se critica a los teléfonos móviles, Internet y las redes sociales son uno de los problemas de nuestra sociedad, fomentando actitudes como el individualismo o el machismo, pero en vez de poner el foco en la tecnología, carente de conciencia, habría que ponerlo sobre los que la utilizan.

La experta en violencia de género Ianire Estébanez se mostró convencida de que Internet no es el problema, sino solo una herramienta en la que se refleja la sociedad. “Las redes sociales están demostrándonos cuánto de machista e intolerante sigue siendo nuestra sociedad”, declaró asegurando que estas tecnologías no hacen sino destapar las intolerancias de una sociedad incapaz de relacionarse desde la igualdad y el respeto.

A su juicio, al hablar de ciberbulling o cibermachismo se pone demasiado el foco en la tecnología. “Cuando estamos hablando de violencia tenemos que llamarlo violencia porque, si no, no se entiende. En este sentido, el constante aumento de las denuncias por violencia de género podría interpretarse de forma positiva, ya que, subrayó, “cuando comenzamos a llamar a las cosas por su nombre comenzamos a identificarlas”.

Las formas de violencia van modificándose con el tiempo, pero lo que no varía es que las generaciones jóvenes son el reflejo de lo que les enseñan los adultos. Es por ello por lo que insistió en la necesidad de que la sociedad muestre un firme rechazo ante cualquier tipo de violencia o discriminación y calificó de “urgente” que estos mensajes se trasmitan desde un ámbito cercano a ellos. “Desde muy jóvenes las chicas están recibiendo de la publicidad la imagen de que tiene que mostrar su cuerpo y ser sexys, pero cuando lo hacen se encuentran con insultos y mensajes contradictorios” ejemplificó la experta, que destacó la importancia de que los mensajes que reciben los jóvenes en los distintos ámbitos sean cohesionados.

Compartir sin reflexionar Una de las características de las redes sociales es la facilidad e instantaneidad que ofrecen para compartir contenidos. Esto es un arma de doble filo, ya que hace que se difundan con abrumadora generalidad contenidos sensibles sin consentimiento, vulnerándose gravemente el derecho a la imagen y al honor.

“Cuando preguntamos en los centros educativos si alguna vez han recibido algún contenido erótico para humillar a alguien nos encontramos que prácticamente no existe gente joven a la que no le haya llegado”, apuntó Estébanez, dejando en evidencia que no se trata solo de un problema con un agresor y una víctima, sino que existen a su alrededor miles de personas que lo consienten y difunden. “Si no somos impasibles al ver una paliza en la calle, ¿por qué lo somos ante una violencia y un acoso en las redes?”, se preguntó.

A su juicio, la solución no está en limitar estas tecnologías, sino en actuar desde la base: la educación. “La empatía, el respeto a la otra persona, la igualdad y la libertad son valores que debemos transmitir”, afirmó con rotundidad y con el convencimiento de que para prevenir las violencias machistas es muy importante el establecimiento de campañas cercanas a la juventud que ofrezcan alternativas para poder relacionarse bien, desde un buen trato mutuo y que no contemplen el dominio y el control. Y es que, aseguró, “sigue existiendo una idea del dominio y la posesión pueden ser una forma de demostrar amor, es algo que escuchamos entre los chavales con bastante normalidad”.