Lizarraldea . Mixta

Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Personas de todas las edades acuden a las clases para adultos de AEK.

Personas de todas las edades acuden a las clases para adultos de AEK. (Foto: Juan arteaga)

Galería Noticia

Personas de todas las edades acuden a las clases para adultos de AEK.Alumnos del Modelo D del Colegio Público de AbárzuzaCartel bilingüe de bienvenida en Ayegui, que no está en la zona mixta.Aspecto del último Nafarroa Oinez de Viana.Cartel de la Korrika junto a las señales de indicación en la carretera de las Améscoas.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

De los casi 30 municipios navarros que han solicitado al Parlamento su inclusión en la zona mixta del euskera, más de la mitad- Améscoa Baja, Ancín, Abaigar, Cabredo, Cirauqui, Murieta, Mirafuentes, Villatuerta, Zúñiga, Allín, Aranaratxe, Arellano, Metauten, Eulate, Larraona y Dicastillo-, se localizan en Tierra Estella y se añaden a Abárzuza, Estella-Lizarra, Salinas de Oro, Goñi, Guesalaz, Valle de Yerri, Lezáun ya integrados en la zona mixta.

Las nuevas localidades alcanzan a una población de casi 6.000 habitantes. A pesar de que la situación del euskera en la comarca dista mucho de estar normalizada, en estos últimos 30 años ha recuperado hablantes, prestigio social y se ha extendido el Modelo D en numerosos colegios públicos de la Merindad (Améscoas, Estella-Lizarra, Lezáun, Abárzuza, y el inicio el próximo curso escolar en los colegios de Allo y Ancín) además de la oferta formativa de las ikastolas de la comarca.

Según los datos del Mapa Sociolingüístico de 2011 la Merindad (excepto las localidades de la Ribera Alta, ha pasado de tener un 7,07% de población bilingüe -que habla o entiende euskera-, en 1991 a un 21,94% en el año 2011. Así, en estos 20 años se han triplicado las personas que utilizan el idioma en lo que parece una apuesta sólida de la ciudadanía de Tierra Estella por recuperar el euskera.

Una vez que el cambio legislativo sea aprobado por el Parlamento los habitantes de los nuevos municipios incluidos en la zona mixta adquieren derechos que hasta ahora no tenían y podrán formalizar medidas para garantizar los derechos lingüísticos. Este derecho se sintetiza en la posibilidad de todos los ciudadanos de usar tanto el euskera como el castellano a la hora de dirigirse a las diferentes Administraciones Públicas de Navarra.

Durante los 31 años de vigencia de la Ley del Vascuence en Tierra Estella y el resto de Navarra han sido varios los agentes sociales e instituciones que han mantenido viva la llama del aprendizaje del idioma en la zona y han conseguido sensibilizar a una buena parte de la ciudadanía en pro de la conservación y el uso de la lengua.

A la ingente labor realizada por la Ikastola Lizarra desde el año 1970 con la escolarización de miles de alumnos de Estella y la Merindad durante estos 47 años, hay que señalar también el trabajo de recuperación y afianzamiento de la lengua vasca por las ikastolas Ibaialde en Lodosa y Erentzun en Viana, organizadoras del pasado Nafarroa Oinez.

Otro de los agentes protagonistas en la labor de sensibilización y valorización social del euskera en la Merindad ha sido AEK, la coordinadora de alfabetización y euskaldunización, que a lo largo de décadas ha enfocado su actividad a la enseñanza de la lengua entre personas adultas que no lo pudieron aprender en el sistema escolar.

Este curso, AEK cuenta con más de 200 alumnos distribuidos entre los los euskaltegis Beinat Etxepare de Estella-Lizarra, Galtzagorri de Lodosa y Errobi de Puente la Reina. Además, extiende la enseñanza en diferentes poblaciones de Tierra Estella a través de grupos de aprendizaje formados en Bakedano (2 grupos con 16 alumnos), Muetz (9 alumnos), Abárzuza (13 alumnos), Andosilla (8 alumnos), Mañeru (8 alumnos) y Zirauki (11 alumnos).

Ante la inclusión de pueblos de Tierra Estella en la zona mixta, desde la coordinadora se solicita la oficialidad del euskera en toda Navarra y la no existencia de la zonificación para garantizar los derechos lingüísticos de las personas por igual en todas las zonas de la Comunidad foral.

Sin ánimo de exhaustividad, también hay que recordar las muchas iniciativas de enseñanza, casi personales, que durante años se han dado en muchos pueblos de Tierra Estella durante décadas.

Las Améscoas

Una larga espera

Según el experto Miguel Gros i Llados, autor del libro Recuperación del euskera en Navarra, en esta zona de la Merindad donde la toponimia en euskera es casi total, la lengua desapareció a finales del siglo XIX. De forma inexplicable quedó fuera de la zona mixta en la zonificación que estableció la ley de 1986. En la actualidad el número de personas que hablan euskera llega al 9.7% de los 764 habitantes de Améscoa Baja y a porcentajes similares en Eulate, Aranaratxe y Larraona. Además, el colegio público de la zona imparte el Modelo D desde hace dos años a alrededor de 80 alumnos. Por el momento, según el alcalde, Martín López de Zubiria, el paso a la zona mixta no se va a traducir en la puesta en marcha de iniciativas relacionas aunque se baraja la rotulación en bilingüe aunque de momento no afectará a las calles por falta de presupuesto.

villatuerta

13% vascoparlante

En Villatuerta la población vasco parlante llega al 13% a día de hoy. El técnico de euskera de la Mancomunidad de Servicios de Irantzu, Alfredo Dufur, señala que el paso a la zona mixta no supone para los ayuntamientos la asunción de obligaciones determinadas. “Sí se les capacita para poder tomar decisiones como reflejar en la plantilla orgánica si el conocimiento del euskera va a ser mérito o incluso preceptivo de cara al público, o hacer planes de sensibilización en torno al euskera. Las posibilidades que se abren con el paso a la zona mixta son muchas pero va a depender de cada ayuntamiento. Por ejemplo, en Villatuerta permitiría hacer una ordenanza para regular el uso del euskera en el ayuntamiento”.