CaixaBank mantiene un sólido liderazgo en la banca de Navarra, con un negocio de 15.890 millones

La entidad conserva una cuota de mercado del 32,8% y 375.000 clientes
Su cartera de créditos es una de las más saneadas, con una mora del 2,26%

Juan Ángel Monreal Mikel Saiz - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Oficina central de CaixaBank en Pamplona, ubicada en la antigua sede de Caja Navarra.

Oficina central de CaixaBank en Pamplona, ubicada en la antigua sede de Caja Navarra. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Oficina central de CaixaBank en Pamplona, ubicada en la antigua sede de Caja Navarra.

pamplona- El 26 de marzo 2012, hace hoy cinco años, se confirmó lo que era un secreto a voces. CaixaBank absorbía Banca Cívica y de este modo se hacía con el negocio tradicional de Caja Navarra, una entidad que había pasado durante décadas por ser una de las más sólidas del sector pero que, cuando llegaron las curvas, se mostró incapaz de continuar el solitario. Aquel hundimiento dejó heridas dolorosas, económicas y sobre todo políticas, y abrió la puerta a un actor que, pese a ser ya la mejor y más grande de las antiguas cajas, hasta entonces trabajaba en Navarra con discreción. Con la adquisición de Banca Cívica por 977 millones CaixaBank se convertía en la entidad financiera líder en España.

El liderazgo iba a ser incluso más intenso en la Comunidad Foral, donde, además de lo que ya contaba como propio, CaixaBank heredó de Caja Navarra algo más de 9.046 millones en recursos administrados y una cartera crediticia de unos 7.035 millones de euros, según los datos de abril de 2012, los últimos dados a conocer al consejo de administración de Can. La morosidad rozaba ya entonces el 4% en Navarra. Un lustro más tarde, la entidad presidida por Jordi Gual y dirigida en Navarra por Ana Díez Fontana mantiene una cuota de mercado del 32,8%, que supera en unos diez puntos a su inmediato competidor. Y lo hace además con un negocio no solo rentable, sino especialmente sano. El crédito concedido a la clientela (5.295 millones, el 31,73% de cuota, según los datos del Banco de España) presenta una morosidad de apenas el 2,26%. Muy por debajo no solo de la media del conjunto del sector financiero en España, que rebasa el 9%, sino de la propia CaixaBank, que cerró 2016 en un 6,9%.

Los números son el reflejo de un periodo complejo para el sector financiero, del que no escapa CaixaBank. Especialista en absorciones, la entidad catalana no asumió con rapidez el negocio de Caja Navarra e implantó su propia cultura y hubo de limpiar posteriormente los balances, como muestra el descenso de la morosidad y la reducción de una cartera que ya crece en crédito nuevo, pero aún no en volúmenes totales. Las amortizaciones de préstamos, más potentes en particulares que en empresas, son aún cuantiosas y lo impiden. “Pero estamos notando un fuerte repunte del consumo interno, que ha llevado a duplicar en el último año el crédito al consumo”, explican desde la entidad con sede en la avenida de Carlos III, que está firmando asimismo alrededor de una de cada tres nuevas hipotecas en Navarra.

más ‘farmer’ que ‘hunter’La fuerte implantación de CaixaBank en Navarra se traduce, pese a la escasa población total de la comunidad, en una dirección territorial propia, que ahora cumple tres años y que hasta 2014 era compartida con Aragón y La Rioja, dos territorios con unas características muy diferentes. Así, dentro de CaixaBank, las direcciones territoriales se conocen de dos formas;hunters(cazadores, en inglés), donde la captación de clientes es una prioridad y farmers(granjeros), en las que se trata de cuidar lo que ya se tiene, mejorando si es posible la rentabilidad. Y si Aragón y La Rioja son de las primeras, Navarra es claramente de las segundas. No en vano la cuota de mercado de CaixaBank alcanza un 33,88%, en depósitos. Maneja dentro y fuera de balance más de 10.595 millones, por lo que su volumen de negocio total supera los 15.890 millones de euros.

No solo eso. Según sus propios datos, gestiona el 53,14% de las pensiones, abona la mitad de las nóminas (49,99%) y tiene repartidas entre sus 375.000 clientes más de 431.000 tarjetas de crédito y débito. Todo ello le ha permitido alimentar a dos sectores en los que ha trabajado con especial intensidad, y en los que Caja Navarra experimentó cierto desgaste en sus últimos años, cuando la prioridad era la expansión en otras comunidades y la puesta en marcha fallida de Banca Cívica: comercio y autónomos. Su cuota entre este último colectivo es del 56,15%, mientras que la entidad factura asimismo el 33,8% de todos los pagos con tarjeta que se hacen en el comercio navarro.

especializaciónAl absorber Banca Cívica y con ella Caja Navarra, CaixaBank no solo heredó el negocio. También se hizo con la más tupida red de oficinas de la Comunidad Foral, que en aquellos momentos superaba las 200 sucursales. Tras eliminar duplicidades e integrar aquellos locales más pequeños en otros más grandes y rentables, CaixaBank mantiene 163 oficinas, con ubicación en 115 municipios. De hecho, es la única entidad financiera en 16 de ellos, con lo que su presencia evita la exclusión financiera de miles de personas.

La presencia de CaixaBank en pequeños municipios se traduce en que 69 de las oficinas de la entidad se adscriben al segmento Agrobank. Integradas por trabajadores especializados en las necesidades del sector agroalimentario, estas sucursales abonan el 39,33% de los pagos de la PAC -existe una fuerte competencia con otras entidades- y conserva una cuota de mercado del 59,16% entre los autónomos agrarios. “En los últimos años se ha redoblado la formación de los trabajadores”, explican desde la entidad financiera.

Esta densa red de sucursales se ha ido, además, tranformando. Y cuenta ya con tres innovadoras oficinas del modelo A y otras tres del modelo Store, donde se prima el asesoramiento especializado al cliente y cada vez más operaciones son desviadas a los cajeros. Es un fenómeno imparable, con 69 oficinas ya en toda España. De hecho, la histórica oficina de Caja Navarra en Madrid, ubicada en la calle Juan Bravo, fue la primera oficina A de la capital.

las cifras

842

empleados en navarra

De ellos, 208 son gestores especializados y 235 cuentan con titulación externa en asesoramiento financiero.

2.265

millones en banca privada. Para atender a esta gama de clientes (más de un millón de euros de patrimonio) la entidad cuenta con un centro en sus oficinas centrales. CaixaBank gestiona 2.330 grupos patrimoniales, que agrupan a 4.508 clientes que aportan 2.265 millones de euros.


60.000

La entidad ha creado asimismo un segmento de clientes con ahorros o patrimonio de entre 60.000 y 500.000 euros a los que atiende a través de 107 gestores de lo que denomina Banca Premier.


50.000

La entidad cuenta en Navarra con unos 50.000 clientes menores de 25 años (1,6 millones en toda España) para los que ha creado el primer banco solo móvil: Imaginbank.


13,5

millones, obra social

La entidad tiene previsto destinar esta cantidad a lo largo de 2017, similar a la del año anterior. Cerca del 70% de la inversión va destinada a programas sociales y asistenciales.

22.199

accionistas. La compra de Banca Cívica supuso la entrada de miles de accionistas navarros en el capital de CaixaBank. A cierre del año pasado, había 22.199 accionistas que controlaban el 1,74% del banco. Estos datos no incluyen a Caja Navarra que posee un 0,9% adicional. En manos navarras estaría así el 2,6% de CaixaBank.

6

oficinas a y store. Las tres oficinas A se encuentran en Pamplona, Tudela y Estella. Las oficinas Store están en la capital: en Iturrama, Barañáin y avenida de Bayona.