Mesa de Redacción

Busque y compare

Por Joseba Santamaria - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Navarra ocupa el segundo mejor lugar en el Estado en cuanto a los resultados de su balanza comercial, con un aumento del 14% de las exportaciones respecto a hace un año. La sociedad navarra está a la cabeza del Estado en valoración positiva de sus sistema sanitario. La industria navarra comienza 2017 con fuerza y aumenta la cifra de negocio y el número de pedidos por encima de la media del Estado. Navarra ha regresado al espacio de influencia de Europa con la eurorregión con la CAV y Aquitania y la nueva oficina en Bruselas tras años de ridículo autoaislamiento. Los ayuntamientos de más de 30 localidades de la Zona Media y Tierra Estella y Sangüesa han aprobado libre y democráticamente en función de su autonomía municipal solicitar su incorporación a la zona mixta lingüística para equiparar los derechos de sus ciudadanos con los de sus vecinos del área de Pamplona-Iruña en el uso público del euskera como lengua propia. Se retoman infraestructuras como la extensión del Canal a la Ribera o la modernización de la red ferroviaria paralizadas por UPN y PP. Igualmente, se negocia con el Estado la renovación del Convenio Económico. Los datos estadísticos del empleo evolucionan favorablemente, crece la confianza de los empresarios navarros y se comienzan a recuperar sectores como la construcción, paralizado por el hundimiento de la burbuja inmobiliaria, al amparo del plan de vivienda. ETA anuncia su desarme definitivo y queda ya sólo el paso final de su disolución. Mejora la recaudación fiscal. Y el Ayuntamiento de Pamplona-Iruña presenta un superávit de 13,6 millones de euros tras haber reducido la deuda heredada de Barcina y Maya un 16% en dos años. Son unos pocos datos de la realidad del cambio político y social en Navarra. Comparen con el agujero de casi 70 millones de euros de la Ciudad del Transporte, el lastre del coste de los peajes en sombra para las arcas forales, la carga de la deuda -se multiplicó por cinco en los últimos ocho años de UPN en el Gobierno-, en la capacidad presupuestaria de Navarra o el crecimiento del déficit. También son unos pocos datos del desastre anterior hechos públicos estos últimos días. La hipoteca heredada es mucho mayor. Lo demás es sólo demagogia para intentar enfrentar a unos navarros con otros con símbolos, lenguas o religión, una densa cortina de ruido y humo inútil para los intereses de Navarra.