La UE, merece la pena

Por Mikel Irujo Amezaga - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

el pasado 1 de marzo el presidente de la Comisión Europea, Claude Juncker, publicaba su libro blanco sobre el futuro de Europa, que entre otros, marca un objetivo, hacer Europa más resiliente y preparada para el futuro. La casualidad quiso que ese mismo día se encontraran en Bruselas Ana Artazcoz y Elena Lasheras. Vinieron a presentar su proyecto Merece la Pena en un acto organizado en el Parlamento Europeo por el exeurodiputado Pablo Zalba. Aprovechando su estancia y su empuje, organizamos una serie de reuniones con diferentes redes y proyectos europeos en temas de asistencia hospitalaria, atención a pacientes que padecen enfermedades de larga duración y un largo etc. Ana mencionó la misma palabra que Juncker, ante las dificultades y adversidad de, por ejemplo, una enfermedad, había que enseñar y aprehender: la resiliencia.

La UE es el mayor mercado único del mundo así como la mayor potencia comercial. La UE es también el mayor donante de ayuda al desarrollo con el 56% del total mundial, duplicando la aportación de Estados Unidos, Japón y Canadá juntos, en un listado en el que, por ejemplo, China, ni aparece. La UE es la única zona del mundo que ha conseguido reducir considerablemente la emisión de gases causantes de efecto invernadero en casi un 25%, mientras que China ha duplicado las mismas en los últimos diez años alcanzado la tremendamente preocupante cifra de 7,5 mil millones de toneladas. Al mismo tiempo, la UE ha sido la gran impulsora del acuerdo de París para reducir la emisión de gases y evitar así el cambio climático. Disponemos del mayor programa de inversión multinacional en innovación del planeta con un presupuesto de 80 mil millones de euros (H2020)y somos líderes mundiales en recepción de turistas, con cerca de 115 millones de turistas por año, duplicando las tasas de EEUU o China.

Los europeos somos los líderes mundiales en gasto social, alcanzado una media del 28% de nuestro PIB invertido en esta materia, es decir, muy por encima del 23% de Japón, del 18% de EEUU, del 17% de Canadá y a años luz del apenas 6% de China. En 2015 la UE también fue la región líder del mundo en acogida de inmigrantes, con 1,3 millones de peticiones de asilo aceptadas en 2015, siendo Sudáfrica el segundo con 771 mil peticiones aceptadas, muy por delante de las 188 mil de EEUU o los tan solo 8 mil de Japón. Una vez más, en un listado en el que la segunda potencia mundial, China, ni aparece. En otro interesante gráfico, el Libro Blanco nos presenta los años de paz de la duradera en nuestro continente, nunca, desde el año 1500, se había logrado 70 años seguidos de paz en los territorios que forman la UE. Todo ello, en un contexto de incremento de las tensiones internacionales, por ejemplo con la vecina Rusia. Se espera que la mayor parte de los países, especialmente EEUU y China dupliquen de aquí al 2045 el gasto en defensa.

Sin embargo, los últimos diez años el mundo ha cambiado. Si bien la UE representaba el 28% del PIB mundial en 2004, hoy en día se ha reducido al 22% (los datos varían del libro blanco y aquellos recogidos de la OCDE). EEUU presenta el mismo porcentaje de disminución, si bien China, la gran potencia emergente a pasado de representar del 5% al 15% del PIB mundial. En términos de población, el Libro Blanco presenta también un hecho relevante, si en el año 1900 el 25% de la población mundial se encontraba en Europa, en 2015 apenas representamos el 6% mundial. El mundo ha cambiado, el Sudeste asiático ha despuntado y, por consiguiente, Europa se ha quedado pequeña.

Han pasado exactamente 60 años de la firma del Tratado de Roma que dio pie a la primera Comunidad Económica Europea. El Libro Blanco nos invita a reflexionar y a posicionarnos sobre qué Europa queremos proponiéndonos cinco posibles escenarios, porque no debemos limitarnos a pensar qué va a pasar, sino que tenemos que decidir qué vamos a hacer. Por este motivo, desde la Delegación del Gobierno de Navarra en Bruselas vamos a impulsar un debate abierto para que Navarra aporte su opinión, u opiniones, sobre un futuro repleto de retos, porque Europa, somos todos, y también tenemos nuestra responsabilidad, por pequeña que nos pueda parecer.

El autor es doctor en Derecho y delegado del Gobierno de Navarra en Bruselas