Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Se denunció el “racismo institucionalizado”

Una marcha exige derechos para todas las personas

Denontzat denunció el “racismo institucionalizado” y exigió la derogación de la ley de extranjería

Amaia Rodríguez Oroz Iban Aguinaga - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los manifestantes recorrieron las calles del Casco Viejo de Pamplona por los derechos de todos y todas.

Los manifestantes recorrieron las calles del Casco Viejo de Pamplona por los derechos de todos y todas. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

Los manifestantes recorrieron las calles del Casco Viejo de Pamplona por los derechos de todos y todas.

pamplona- Volvió el frío. La lluvia tampoco dio tregua durante toda la mañana. Aún así, esto no frenó a las decenas de personas que se concentraron ayer en el Casco Viejo de Pamplona para reclamar un mundo más solidario, un mundo en el que la discriminación racial, el odio, la xenofobia y la intolerancia no tengan cabida. Tras una pancarta en la que se leía Todos los derechos para todas las personas. Eskubide guztiak denontzat, la manifestación convocada por la Plataforma de Papeles y Derechos Denontzat con motivo del Día Internacional de la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial se hizo notar en las calles, que se llenaron de consignas como Bat, bi, hiru, lau, mézclate con el de al lado;Ninguna persona es ilegal;Abajo los muros de la vergüenza;o Ni muros ni vallas nos van a separar.

Con paraguas, abrigos de invierno y ganas de reclamar los derechos de todos y todas, más de cien personas se congregaron en la Plaza del Castillo, lugar desde el que comenzó la marcha y a donde acudieron también algunos representantes políticos, como Patxi Leuza (Geroa Bai) o Asun Fernández de Garayalde (EH Bildu), entre otros. Para combatir el frío, se agruparon bien y, protegidos por la pancarta que encabezaba la marcha y con algunas manos negras o carteles, en los que se leían frases como Todos los derechos para todas las personas o Todas las generaciones somos hijas de la emigración, tomaron rumbo hacia la calle San Nicolás. Con gritos de No son muertes, son asesinatos, Ez, ez ez, inoir ez da ilegala (No, no, no, nadie es ilegal) o Esta es la riqueza de la Europa fortaleza, llamaron la atención de todos aquellos que habían acudido al vermut, de camareros y camareras y dependientes, algunos de los cuales continuaban con las reclamas.

manifiestoYa en la Plaza del Ayuntamiento, tuvo lugar la lectura del manifiesto por parte de dos representantes de la Plataforma de Papeles y Derechos Denontzat, en euskera y en castellano. “Un año más nos manifestamos contra todo tipo de conductas, expresiones, discursos y ataques racistas y xenófobos, con el fin de que llegue un día en el que desaparezcan y se consiga la dignidad para todas las personas”, señalaron Iñaki Redín y Beatriz Villahizan, quienes añadieron que “este año ha estado marcado por un endurecimiento de la política de control, cierre y externalización de fronteras, que impiden el paso de cualquiera que decida cruzarlas para entrar en esta Europa fortaleza”. “La libertad de circulación y el derecho de asilo recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos son papel mojado y están al servicio del funcionamiento de un sistema que no nos considera, no nos reconoce y nada entiende de derechos”, remarcaron.

Por otro lado, sostuvieron que “mientras el recorte de los derechos y el empeoramiento de las condiciones sociales y laborales siguen haciendo mella y haciendo más profunda la fractura social”, los prejuicios y estereotipos “previamente instalados en esta sociedad contra la población de origen extranjero y gitana” continúan “echando raíces, alimentando el odio y justificando cada violación de derechos”. Por ello, subrayaron que “a este lado de la frontera seguimos denunciando la discriminación en el acceso al empleo, la vivienda, a la hora de justificar recortes en prestaciones sociales o de derechos como la sanidad”.

Asimismo, destacaron el “racismo institucionalizado” de esta sociedad, el cual “adopta diversas formas”. En este sentido, mencionaron “las políticas de control y externalización de fronteras, con acuerdos de la vergüenza entre Europa y terceros países”, pero también “cada control de identidad racista, cada centro de internamiento, cada vuelo de la vergüenza” o “el monstruo de la extrema derecha, que recorre Europa en forma de programas electorales basados en promesas de control de flujos y en recortes de prestaciones y derechos”. Por todo ello, la plataforma Denontzat exigió “la derogación de la ley de extranjería y el cierre definitivo de los centros de internamiento” y propusieron “seguir combatiendo el racismo en todas sus formas” y “seguir aunando luchas contra este sistema excluyente”.