38ª edición del Cross de Etxauri

Todo queda en casa

38º CROSS DE ETXAURI | IMANOL GONZÁLEZ, QUE VERANEA EN ETXARRI, Y ELSA GONZÁLEZ, DE ETXAURI, FUERON LOS MÁS RÁPIDOS EN ASCENDER LOS 840 METROS DEL ALTO DE Larreaundi

Iñigo Munárriz / Iñaki Porto - Lunes, 27 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El público animó a los atletas durante los 7 kilómetros.

El público animó a los atletas durante los 7 kilómetros. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

El público animó a los atletas durante los 7 kilómetros.Elisa González, ganadora.Varios corredores, apurando el tramo final de la prueba.Imanol González, ganador.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- Pendientes del 7%, espectaculares vistas en cada curva -llamadas herraduras-, restos de nieve en las cunetas y meta en el mirador a 840 metros de altura. Pocas carreras dejan estampas más idílicas que el Cross de Etxauri, que ayer celebró su 38ª edición.

Dos González, Imanol y Elisa, fueron los más rápidos en coronar el alto Larreaundi. Dos atletas con un fuerte vínculo emocional con la zona. “Tenía muchas ganas de correr esta carrera porque tengo familia en Etxauri y toda la vida he veraneado en Etxarri. Me ha cuadrado con el calendario y hemos aprovechado para visitar a la familia”, confesó Imanol, de Donostia, que llegó bastante entero a la meta pese a que de normal entrena en llano.

“Soy de aquí, de Etxauri, la he corrido un montón de años y súper contenta”, declaró la campeona, que aunque aseguró haber subido el alto miles de veces, todavía el trazado le sorprende. “Me sé las curvas, pero aún así me dejo engañar. Siempre aprieto en la última y digo: ¡ah no! Que aún queda otra”, comentó entre risas.

Imanol entró con relativa comodidad en línea de meta. Aguantó en un grupo destacado hasta que decidió dar un tirón para distanciarse. “De primeras nos hemos quedado un grupito pequeño adelante, ha sido más parecida a una carrera de ciclismo porque íbamos tirando. Antes de las dos herraduras me he ido poquito a poco, he ido apretando y luego ya hemos mantenido las distancias”, resumió el vencedor.

“He intentado ir constante aunque siempre salgo un poco más fuerte de lo que debería salir... me guio por el tiempo del año pasado”, explicó Elisa.

El segundo puesto fue para un clásico de las carreras populares: Daniel Sanz. El veterano corredor navarro se proclamó campeón de la prueba en 2010 y 2011. “Aquí habré corrido unas diez veces. He ganado dos veces y tres o cuatro he sido segundo. Le tengo mucho cariño a esta carrera”, afirmó.

El Cross de Etxauri, pese a sus casi cuatro décadas de existencia, sigue conservando su espíritu tradicional y junto a los corredores es normal ver a familiares u amigos montados en bicicleta animándoles. Además, en esta edición se animaba a hacer una aportación para el Banco de Alimentos en el momento de la inscripción.

143 valientes subieron ayer hasta el mirador, 30 más que en 2016. Las carreras populares se multiplican fruto de la fiebre del running, pero el Cross de Etxauri aguanta el tirón con mucha dignidad. Los clásicos no pasan de moda.