Editorial de diario de noticias

Partido PSOE

Con la oficialización de la candidatura a las primarias socialistas de Díaz, ungida por la vieja guardia, arrancan definitivamente las hostilidades en una sigla fracturada que tiene el reto de servir al interés real de la ciudadanía

Lunes, 27 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

el PSOE arrancó formalmente ayer una de las carreras por el liderazgo del partido más cruciales de su larga historia. La puesta de largo con el aval de toda la vieja guardia de la candidatura de Susana Díaz a las primarias por hacerse con el timón socialista, acto al que quisieron contraprogramar los otros dos precandidatos -el exlíder Pedro Sánchez y el exlehendakari Patxi López-, ofrece una imagen bastante aproximada a la realidad de un partido herido por la fractura interna y que se enfrenta a una refriega abierta y cruenta en la que está en juego su propia supervivencia -al menos, a la altura de su trayectoria- y, en consecuencia, su capacidad para erigirse en alternativa real de gobierno en el Estado español. Por si había dudas sobre el nivel de enconamiento entre las distintas candidaturas, fue precisamente el protagonista de una de ellas, Patxi López, quien hizo un significativo llamamiento a todos los socialistas a dejar atrás “las peleas de barrio”, una descripción que, lamentablemente, casa bastante con la situación actual del PSOE y que esta precampaña para las primarias amenaza con acrecentar. El problema es que, en efecto, el enfrentamiento -que nace de la estrategia política de Sánchez en su negativa a facilitar la investidura de Mariano Rajoy y de su impresentable descabalgamiento inspirado por elfelipismo- parece una pelea de partido, cuando los autoproclamados candidatos deberían estar debatiendo de política, de ideas, de propuestas no solo para sacar al PSOE del pozo, sino para aspirar a recuperar la Moncloa. Con todo, la carrera ha quedado lanzada con una evidente desigualdad de fuerzas, bien entendido que el desenlace de unas primarias no está para nada escrito. Díaz exhibió ayer el arrollador refrendo del aparatoy del PSOE histórico: desde González hasta Zapatero, pasando por Guerra, Rubalcaba, exministros, barones, presidentes autonómicos y el significativo respaldo de Madina. Su enunciado, “España nos necesita y el PSOE está dispuesto a hacerse cargo”, es toda una declaración de principios. Por su parte, Sánchez sigue jugando la baza del pretendido apoyo de la militancia socialista de base frente a una vieja y antidemocrática nomenclatura y López se esfuerza en concretar una tercera vía de dudoso alcance. Con la batalla apenas iniciada, está por ver que el resultado redunde en beneficio de los intereses de la ciudadanía en general y particularmente del electorado progresista refractario al PP.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »