El derecho a decidir y la manipulación

Lunes, 27 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Marianico: sólo Ribeiro.

Marianico: sólo Ribeiro. (Foto: Archivo)

Galería Noticia

Marianico: sólo Ribeiro.

Entre el chau-chau y el tal y tal de los fastos oficialespor el 60º aniversario del Tratado de Roma y la unidad europea, El País publica las declaraciones de Mariano Rajoy: “España ha presionado de lo lindo para incluir esa referencia, aunque más en el sentido de la importancia de cumplir las leyes: en relación a Cataluña”. El presidente (...) admitió que esa referencia “es demasiado indirecta como para sacar conclusiones”, todo lo cual es absolutamente falso. El caso es que ante la prensa (española) se enrocó en su rollo habitual: “A nadie se le ocurre pensar que Europa vaya a dar su apoyo a nadie que no vaya a cumplir la ley”, en relación a un eventual referéndum no pactado. “Nadie más, en la ceremonia, hahecho la más mínima referencia a ese asunto”, concluye El País. Curiosamente (¿?) el titular de la noticia, no se sabe (bueno, sí se sabe) porqué es más incisivo y favorable a las tesis gubernamentales: “Los líderes europeos piden unidad y arremeten contra los nacionalismos”.

La rueda de prensa presidencial fue en la Embajada de España en Londres y claro, tampoco era cosa de recordarle que el referéndum de Escocia (salga lo que salga) por su independencia está a la vuelta de la esquina y el Parlamento Británico lo admitirá como ya hizo con anterioridad y tantas veces como le sea planteado. Normal. Normal en una democracia consolidada y real y no en una de baja intensidad y de andar por casa como la que dicta Madrid.

Sin embargo, no es fácil que en la Brunete mediática matritense se puedan leer titulares como estos: “El Parlamento británico condena la sentencia de inhabilitación a Mas, Ortega y Rigau”, “Los partidos británicos recomiendan el referéndum para resolver el procés” (el mecanismo catalán para decidir su independencia, si así se decide), “Rajoy fracasa en Roma: ningún apoyo de la UE contra el procéscatalán”, “El presidente de Flandes defiende el derecho de Cataluña a la independencia” y otros similares.

Escocia (junto a parte de Irlanda y Gales) y Flandes en Bélgica han dado pasos relevantes encaminados a la creación de un estado propio y ni en Londres ni en Bruselas, nadie se ha rasgado las vestiduras. En cambio, aquí todos los poderes del Estado (y los adheridos) están más preocupados por dinamitar, impedir y echar mierda sobre el proceso catalán por ejemplo con el 3% de las corruptelas de CiU o el caso Palau, cuyo juicio tuvimos oportunidad de seguir ¡dos días!, en vivo y en directo por el canal 24 horas de TVE. Igualito que en el caso Nóos del Urdangarin y la ignorante, los papeles del Bárcenas y el asunto Gürtel, ¿verdad que sí?

Entre tanto, la frase a repetir hasta el aburrimiento y si puede ser hasta el entontecimiento es la que dice que “el derecho a decir no existe”, afirmación que constituye una de las mayores melonadas oídas en los últimos tiempos. ¿Ni entre tinto o rosado? Como canta Serrat, “entre esa gente y yo hay algo personal”. - L.M.S.