SIPNA anuncia que seguirá realizando escraches mientras se 'vulneren' los derechos de los policías

EFE - Lunes, 27 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 11:14h

El sindicato policial SIPNA-FEPOL, en su protesta.

El sindicato policial SIPNA-FEPOL, en su protesta. (@Sipna_Fepol)

Galería Noticia

El sindicato policial SIPNA-FEPOL, en su protesta.

PAMPLONA. El Sindicato Independiente de Policías de Navarra (SIPNA FEPOL) ha anunciado hoy que continuará con sus movilizaciones mientras los derechos de los policías municipales de Pamplona continúen vulnerándose.

Tras reconocer que "no es plato de buen gusto" tener que llegar a protagonizar "escraches", protestas silenciosas, antes ante la vivienda del alcalde regionalista Enrique Maya y ahora ante la de Joseba Asiron de EH Bildu, asegura en un comunicado que la situación "desesperada" que viven y la falta de respuesta por parte del gobierno municipal es lo que les lleva a realizar estas acciones.

El sindicato exige al Ayuntamiento que mantenga los derechos adquiridos de Policía Municipal en el convenio colectivo, mejore su situación y realice el "cambio" que anunció a bombo y platillo en su campaña electoral y del que todavía no hemos visto ni un ápice.

Asimismo, reitera a Asiron la necesidad de que les reciba para reconducir la situación antes de que las relaciones se deterioren sin solución.

Incide en que pese a que la base fundamental de la actuación de los integrantes de este sindicato ha sido "el diálogo con los representantes de la Administración con el único objetivo de mejorar las deplorables condiciones de la Policía Municipal", el gobierno anterior y el actual "han demostrado un absoluto desprecio por los representantes de los trabajadores y han maltratado al cuerpo hasta dejarlo en estado crítico".

En esa línea sostiene que "los políticos no han estado a la altura, han destrozado la Policía Municipal de Pamplona".

"UPN mantuvo a un jefe dictatorial y apoyó sus métodos, que incluían el acoso laboral, la discriminación y las prácticas al margen de la legalidad y EH Bildu, pese a sus promesas electoralistas de cambio, sólo lo hizo en la fachada, manteniendo la estructura de la jefatura anterior, coronando el cúmulo de despropósitos imponiendo un Reglamento que mina la carrera profesional, blinda determinados puestos y anula la imparcialidad en la provisión de puestos", asevera.

A eso suma el hecho de que ante los recientes casos de "graves altercados públicos" Asiron lejos de avalar a los agentes les ha retirado "las defensas extensibles de dotación", en el caso del desalojo del inmueble ocupado, y "ha defendido a los violentos" en los incidentes del pasado 11 de marzo.

"Ambos comportamientos suponen una situación de inseguridad jurídica para los policías que agrava la ya de por sí desastrosa situación laboral de los mismos", según el sindicato que pide a quienes critican sus protestas que se molesten en analizar las razones que les han llevado a adoptar esta postura.

El sindicato, que denuncia que el pasado viernes la esposa del actual alcalde, "además de graves insultos", les "deseó la muerte", reclama su derecho a realizar movilizaciones pacíficas.