42 velas en el Lourdes

tercera división fernando plaza se ha convertido en el jugador más veterano en su regreso a la categoría

M.J. Armendáriz J.A. Martínez - Martes, 28 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fernando Plaza, con su hija, en el kiosco de la plaza de los Fueros de Tudela.

Fernando Plaza, con su hija, en el kiosco de la plaza de los Fueros de Tudela.

Galería Noticia

Fernando Plaza, con su hija, en el kiosco de la plaza de los Fueros de Tudela.

pamplona- A pesar de que el 8 de marzo sopló ya 42 velas, Fernando Plaza no dudó en aceptar la propuesta del Lourdes de hacerse ficha, allá por la última semana de enero, cuando el entrenador le dijo que le necesitaba. Compromiso es una de las palabras destacadas en el diccionario del que se ha convertido en el jugador más veterano de la Tercera navarra.

Ya se ha retirado oficialmente un par de veces, pero cuando el club le pide que eche una mano no se puede negar. Entrena habitualmente con el equipo aunque no tenga ficha, por lo que dar el salto al campo es un poco más sencillo. “Creo que no estoy para jugar un partido entero, porque ese ritmo de competición se coge no sólo con entrenamientos, sino con minutos de juego. Pero si hay que echar una mano, ahí estoy. Ha habido ausencias, sanciones, lesiones... y el equipo estaba justo de gente. En enero el entrenador nos comentó a David Mañero (otro veterano del club) y a mí si nos parecía bien que nos hicieran ficha, ya que había dos libres, y cuando hacemos falta, estamos ahí”, relata Fernando Plaza.

La situación familiar no le deja muchos fines de semana libres, pero por el Lourdes, lo que sea. “Mi mujer trabaja los fines de semana y tenemos dos hijos, el pequeño de 18 meses”. Colgó las botas en 2012, cuando su hija era pequeña, y de nuevo en 2015, cuando iba a nacer el segundo. “Hay cachondeo en el club, que dicen que cada vez que me retiro el club me regala un reloj (aunque no es verdad, eh?). Lo cierto es que la otra vez que volví era para ayudar a hacer una transición en el club y en esta ocasión también necesitaban gente”.

El Lourdes ocupa uno de los puestos de descenso, pero aún está a tiempo de todo. El último partido ganó 4-0, con participación de chavales de la cantera. “La calidad y los pulmones los ponen los chavales. Yo intento hacerlo lo mejor posible y cuando juego sigo disfrutando igual que cuando tenía 20 años. Si no, no estaría otra vez en el equipo”.

La vinculación de Fernando Plaza con el Lourdes es especial. “Llevo aquí desde pequeño. Estuve una temporada en el Cortes pero no puedo valorar cómo son el resto de vestuarios. El Lourdes es el club de mi vida”. Le han tentado para ayudar en otras facetas, pero de momento sólo se ve de jugador, con lo que aporta dentro y, sobre todo, fuera del campo. “Siempre das algún consejo o comentas lo que a ti te parece mejor, pero cada uno tiene su personalidad y sus ideas de fútbol”.

La directiva también le ha abierto las puertas para entrar, “pero no me siento preparado. Estoy en una etapa en la que valoro estar con mi familia, los niños son todavía pequeños... Igual cuando crezcan me lo podría plantear”. Y donde no será fácil verlo será en el banquillo, como entrenador: “No me atrae. He conocido a muchos entrenadores y todos te aportan sus cosas. Pero veo lo que se sufre, lo difícil que es gestionar un vestuario... Igual podría entrenar algún día a chavales, pero no me veo con mayores”.

Comparte vestuario con jugadores a los que supera más de veinte años. “Veo reflejado en ellos la ilusión que yo tenía también cuando empiezas, aunque se puede notar la diferencia de edad, porque con 20 años ves la vida desde esa edad, y con 42, de otra forma. Eso es normal. No soy de contar muchas batallitas. Sólo en las cenas. Y todavía no he ido a muchas”. Eso sí, en su cumpleaños invitó a la plantilla a una comida.

“Cuando juego sigo disfrutando igual

que lo hacía cuando

tenía 20 años”

fernando plaza

Jugador del Lourdes

“LA TERCERA HA CAMBIADO”La Tercera División es diferente a la categoría en la que él debutó. “Antes había más competencia para llegar a jugar en Tercera. No sé si porque ahora hay más oferta, si es por falta de compromiso..., pero los chavales a veces prefieren jugar en otras categorías donde saben que van a jugar más. Eso ha cambiado. Antes había más compromiso”, recuerda. Donde ha notado una gran mejoría es “en las instalaciones, donde todo ha ido a mejor. Llego ahora al equipo y me parece que es casi profesional: preparador físico, entrenador de porteros, un fisio, un médico al que acudir... Me parece increíble. Cuando yo empecé teníamos siete u ocho balones. Ahora hay 15 como mínimo. Entonces entrenábamos con dos bombillas. Ahora da gusto con los focos”. Y eso que es el Lourdes, que sigue siendo uno de los modestos de la categoría. También valora ver a entrenadores más preparados en la base. “Antes era un padre el que cogía el equipo porque no había otro. Hoy en día hay más formación y eso hace que los chavales tengan más calidad”.

En su ficha pone que es para tres años, pero no espera seguir más de junio. “Aunque cuando estás te entra el gusanillo, también el tiempo de recuperación de los partidos es más largo y cuesta”. Sea cual sea su decisión, siempre hay tiempo para descolgar las botas.

el protagonista

Fecha de nacimiento. 8-3-1975.

Vive en... Tudela. “Justo al lado del campo de fútbol”.

Familia. Casado y padre de una niña de 8 años y un niño de 18 meses.

Profesión. Bombero.

Trayectoria. Es un jugador de club. Subió desde las categorías inferiores. Empezó con 10 años y ha llegado a Tercera. Sólo salió del club una temporada para jugar en el Cortes, en Tercera. También realizó una pretemporada en el Tudelano, en Segunda B, pero prefirió quedarse en el Lourdes. Se retiró en junio de 2012, junto a Arriazu y Herrera, pero el club le pidió regresar y no falló. Se volvió a retirar en 2015. Y en enero de 2017 ha hecho ficha de nuevo.