celebración de otra consulta independentista

Theresa May advierte a Escocia de que no permitirá “un Reino Unido más débil” tras el ‘brexit’

La ministra escocesa pedirá mañana autorización a Londres para celebrar otra consulta independentista

Martes, 28 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Nicola Sturgeon y Theresa May.

Nicola Sturgeon y Theresa May. (AFP)

Galería Noticia

Nicola Sturgeon y Theresa May.

LONDRES- La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, recalcó en la reunión con la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, la necesidad de mantener la “unidad” del país, antes de iniciar el miércoles el proceso de salida de la UE.

Para May las cosas no han cambiado. “Ahora no es el momento”, dijo insistiendo en su rechazo a la celebración de un nuevo referéndum de independencia en Escocia mientras duran las negociaciones del brexit. Advirtió que no permitirá “un Reino Unido más débil o más suelto” tras la salida de la UE.

Tras la reunión, que se prolongó más de una hora en un hotel de Glasgow, la ministra principal de Escocia señaló que los planes anticipados por May -sellar el acuerdo del brexit en 18 meses- son compatibles con la celebración del referéndum de independencia en Escocia entre el otoño del 2018 y la primavera del 2019. “Creo que le va a ser difícil mantener una oposición racional al referéndum si se cumple el calendario que ella misma ha estipulado”, declaró.

Sin embargo, para May lo que estará listo para el otoño de 2018 será un mero cuadro con las bases de la relación futura de Reino Unido con el bloque pero que quedarán un número de cuestiones por cerrar.

El Gobierno de Londres espera que, tal como parece sugerir las encuestas, los escoceses consideren que es demasiado pronto para la celebración de una nueva consulta.

Theresa May sabe que, políticamente, no puede negarse a la celebración de una nueva consulta. Pero no entra en sus planes calcar el acuerdo entre David Cameron y Alex Salmond en 2012, que dio base legal a la celebración del primer referéndum.

A pesar de la postura del Gobierno, la ministra principal escocesa Nicola Sturgeon obtendrá este miércoles la autorización para pedir a Londres la celebración de un nuevo referéndum de independencia, salvo que se de una sorpresa.

Por su parte, el Gobierno británico planea un contraataque a la aprobación de la ley del referéndum en el Parlamento escocés con una suculenta oferta. Así otorgarían mayor número de competencias a Edimburgo en distintas materias como la pesca, agricultura, empleo y comercio. El plan será hecho público por el ministro para el brexit David Davis el martes, un día antes de la petición de Escocia. - D.N.