Ganaderos y agentes sociales llaman a manifestarse el sábado

Cuarenta entidades convocan a defender el sector lácteo en Elizondo

Lander Santamaría | Juan Mari Ondikol - Martes, 28 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Vacas lecheras en una explotación baztandarra.

Vacas lecheras en una explotación baztandarra. (JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

Vacas lecheras en una explotación baztandarra.

elizondo- Los ganaderos, las centrales sindicales y unas cuarenta entidades sociales de la cuenca del Bidasoa, mayoritariamente del Valle de Baztan, han lanzado una convocatoria a la población a la que invitan a participar en defensa del sector lácteo, el sábado, 1 de abril, en Elizondo. Con el lema Esne sektorea ere bizirik behar dugu (necesitamos que viva el sector de la leche), la marcha partirá, a las cinco de la tarde, de la Plaza de los Fueros para finalizar en el punto de partida tras recorrer las calles de la localidad.

Los ganaderos productores de leche viven en un estado de incertidumbre e inseguridad respecto a su profesión tras el anuncio de Danone de que a partir de ese mismo día, con el final del primer trimestre del año, dejarán de recoger en siete explotaciones agropecuarias. Tres de ellas se localizan en el Valle de Baztan y el resto también en la Montaña de Navarra y temen que de la misma forma que la multinacional otras grandes empresas recolectoras adopten similares medidas.

El sector, siempre pendiente de los vaivenes del mercado y del recurso a los excedentes millonarios de otros países europeos, ha percibido una peligrosa amenaza en la decisión de la multinacional y en los efectos que pudieran producirse en cadena. El productor pequeño y mediano se muestra impotente frente a las macroexplotaciones que ya existen y la proyectada en Soria con 20.000 cabezas y una producción potencial con la que no podrían competir y las condenaría prácticamente a su desaparición.

En la convocatoria, recuerdan que en 1981 existían 1.098 explotaciones agropecuarias en el Valle de Baztan por las 230 (casi la quinta parte) que lograron sobrevivir en 2011. Y todo ello, tras la “huida hacia adelante” a la que se han visto obligados para subsistir incrementando el número de cabezas para intentar equilibrar ingresos y gastos.

El sector ganadero sostiene además que el abandono por distintos factores de los caseríos, a lo que no es ajeno el continuo aumento de costes de producción, supone igualmente el deterioro de praderas y pastos de montaña. Y la perdida de identidad del ecosistema rural, por lo que piden apoyo y solidaridad.